Janine Monica Lim

Elementos administrativos fundamentales para programas en línea

Edición Especial

Education Adventista en Línea

El ofrecimiento de programas en línea ya sea a nivel primario, secundario o terciario, es una empresa significativa. Esta descripción práctica examina varias áreas que los administradores deberían tener en cuenta al establecer o buscar mejorar cursos y programas en línea que ofrecen sus instituciones educativas. Varias preguntas son provistas para estimular el pensamiento, además de otros recursos referenciados como lecturas adicionales. Los administradores y los que participan en la toma de decisiones deberían reflexionar sobre un número de componentes esenciales antes de tomar la decisión: el diseño de la enseñanza en línea como misión de la institución al ofrecer una educación adventista, la necesidad de crear una unidad en línea como apoyo al aprendizaje, el diseño del programa y los servicios esenciales para el estudiante.

Garantizar que la enseñanza en línea esté alineada con la misión de la institución

Dedicarse a ofrecer cursos y programas en línea debería implicar más que seguir una nueva moda. Debería ser una experiencia bien planificada que vaya estrechamente alineada con la misión de la institución educativa.1 Las preguntas a tener en cuenta incluyen lo siguiente: ¿Existe correlación entre la enseñanza en línea y los planes y objetivos estratégicos de la institución? ¿Tiene lugar dentro de los planes tecnológicos de la institución?2 La decisión de ofrecer cursos o programas en línea no debería ser vista como una manera de incrementar rápidamente los ingresos. Los administradores tienen que garantizar que el plan de ofrecer la educación en línea incluya estrategias para vencer la resistencia al cambio estando dispuestos a escuchar con paciencia y tolerancia.3 Deberían efectuar una revisión de la cultura y los procesos de la institución para garantizar que el ambiente de aprendizaje esté listo para la educación en línea. Por ejemplo, recolectar y analizar datos institucionales, llevar a cabo evaluaciones de las necesidades, realizar encuestas de investigación o conformar grupos específicos para recolectar información, y hacer un relevamiento de los procesos organizacionales. Todas estas, son estrategias para evaluar lo que está sucediendo en el campus y cómo el ambiente podría responder al cambio.4

Dotación de un departamento de apoyo para la educación en línea

La planificación para alcanzar el éxito implica dotar una unidad centralizada responsable de apoyar la educación a distancia.5 Esta unidad debería interactuar y trabajar con el resto de la institución en lugar de funcionar como una célula independiente. Considere si es mejor buscar apoyo externo para la educación en línea, o desarrollar el talento ya presente en la institución.6 Las áreas a tener en cuenta al desarrollar los recursos incluyen un personal responsable, capacitación de docentes nuevos para la enseñanza en línea, apoyo tecnológico, apoyo del diseño pedagógico, mercadeo y servicios estudiantiles. Encuentre o capacite al personal responsable con para la enseñanza en línea y educación a distancia.7 Los docentes necesitarán apoyo, expectativas claras, y una capacitación mínima para preparar y enseñar clases en línea8 (véase el artículo de LaRonda Forsey en este número por más detalles sobre cómo apoyar a los docentes).

Proponer expectativas realistas para la cantidad de trabajo y el tiempo que lleva crear, escribir y preparar la enseñanza en línea. Por ejemplo, habrá reglamentos que definen claramente quién es dueño legal de los contenidos de las clases en línea que preparan los docentes (ya sea el docente o la institución). ¿Quién puede actualizar el material? ¿Cuán a menudo? ¿Cómo se capacitará o incorporará a los docentes contratados o adjuntos? ¿Quién regulará el índice estudiante-docente, y cómo se llevará a cabo? ¿Cómo se apoyará a los estudiantes y los docentes? ¿Cuál es el plan para contratar y financiar el personal de apoyo, además del apoyo tecnológico? Algunas instituciones designan una o más personas para apoyar a los docentes y los estudiantes. Por ejemplo, la Universidad de Montemorelos (México) posee una persona que brinda apoyo a los docentes y estudiantes de UMVirtual. Otras instituciones han escogido tener un director separado de servicios estudiantiles y un departamento de apoyo docente, el método actual que usa la Universidad Andrews (Berrien Springs, Míchigan, Estados Unidos). Otro enfoque es incorporar la tutoría en los servicios de biblioteca para los estudiantes en línea, como hace actualmente la Universidad Adventista Southern (Collegedale, Tennessee, Estados Unidos). En el nivel primario y secundario, una manera de organizar el apoyo es por nivel de grado de los estudiantes, como lo ha hecho la Academia Internacional Griggs de la Universidad Andrews. No importa cuál sea el enfoque, debería dar énfasis a la oferta general de enseñanza, no solo en las clases en línea.

Diseño de programas en línea

Los programas en línea requieren de planificación y apoyo. Las áreas a considerar incluyen, necesidad, audiencia prevista, herramientas tecnológicas, resultados, secuencia de asignaturas, finanzas, asistencia, requisitos de participación y experiencia de la institución en la comunidad. La contratación de docentes calificados y la supervisión y evaluación de su desempeño también constituye una parte fundamental del proceso de planificación (véase el artículo de La Ronda Forsey para más información sobre este tema).

Necesidad. En primer lugar, analice la necesidad del programa. La mayoría de estudiantes en línea a nivel universitario tiende a ser adultos que no quieren desarraigar a sus familias para viajar hasta la institución. Puede que los estudiantes en línea de nivel primario y secundario tengan necesidades o valores particulares a los que se puede responder mejor con la flexibilidad del aprendizaje en línea. Asimismo, los estudiantes de todos los niveles pueden usar las clases en línea para cubrir faltantes y superar desafíos de su plan de aprendizaje en el campus. Dedique un tiempo a investigar la posible audiencia para un programa en línea y explore cuál es la mejor manera de responder a sus necesidades. ¿Cuáles son las necesidades? ¿Qué tipos de estudiantes podrían registrarse en el programa? ¿Cómo se compara el programa propuesto (y sus aranceles) con lo que ofrecen los competidores? ¿Puede la audiencia prevista costear los aranceles de estudio? ¿Existe una audiencia que necesite el programa? ¿Está ya saturado el mercado? Por ejemplo, dado que hay disponibles muchas maestrías en administración de empresas, eso ha creado una saturación del mercado en los Estados Unidos. Por esta razón, puede que no sea sabio lanzar una maestría en administración de empresas en línea. Investigue con detenimiento la necesidad y el mercado de la carrera que quiere ofrecer. Los recursos en línea o los investigadores universitarios pueden brindarle asistencia cuando usted analice cómo llevar a cabo una evaluación de las necesidades e investigue cómo está el mercado para una determinada carrera.9

• Audiencia prevista. Entendiendo la audiencia prevista, ayudará a informar las características esenciales del diseño del programa y las mejores opciones de enseñanza. ¿Viven los posibles estudiantes en el mismo huso horario, o en husos horarios cercanos? ¿Qué nivel de flexibilidad desean los estudiantes para el programa en línea? ¿Serán las sesiones sincrónicas (en vivo) un beneficio o una barrera para la audiencia objetivo? ¿Asisten ya los miembros de la posible audiencia a una institución tradicional y desean ofertas en línea solo para complementar su educación? ¿O será que son niños educados en sus casas, o que viajan, o adultos que trabajan, u otra población que puedan ser contactados con la enseñanza en línea? ¿Qué habilidades informáticas y motivacionales necesitarán los estudiantes? ¿Será la enseñanza sincrónica la mejor opción para ellos?10 ¿Serán usados los centros locales para apoyar el aprendizaje a distancia con estudiantes que se reúnan para un aprendizaje basado en proyectos, evaluaciones supervisadas y otros tipos de experiencias educacionales cara a cara?11 Al identificar la posible audiencia de un programa en línea y conocer tanto como pueda sobre ella, podrá diseñar un paquete atractivo que satisfaga sus necesidades de aprendizaje.

• Herramientas tecnológicas. La educación en línea depende grandemente de las herramientas tecnológicas, tanto de las computadoras como de los programas informáticos. Desde la capacidad de los servidores hasta los sistemas de bases de datos y redes, es necesario que los recursos estén disponibles de antemano para sostener un programa en línea. La tecnología obligada incluye un sistema de gestión del aprendizaje, un método para almacenar y transmitir video en vivo, y una herramienta para videoconferencias o clases en tiempo real. Asimismo, puede que una institución desee ofrecer herramientas de trabajo en colaboración con las Aplicaciones de Google, y una dirección de correo electrónico para cada estudiante. Deberían seleccionarse con cuidado las herramientas y, usar tanto como sea posible, la tecnología ya existente en la institución, teniendo en cuenta la audiencia, sus cronogramas diarios, los husos horarios y el acceso a Internet.12 Establecer una comisión tecnológica que incluya a educadores y expertos en tecnología y sean asignados para crear un plan tecnológico que brinde supervisión en la selección, implementación, apoyo y mantenimiento de las herramientas tecnológicas.13

• Definición y evaluación de resultados. Los resultados del aprendizaje de los estudiantes son conocimiento, habilidades o conductas que los estudiantes deberían demostrar al completar el programa. Los resultados del programa deberían establecerse y definirse con detenimiento como parte del proceso de planificación y diseño del plan de estudios. ¿Qué se espera que los estudiantes desempeñen al completar el programa?14 ¿Cómo se piensan medir esos resultados? ¿Qué habilidades desean ver los empleadores en los estudiantes que se gradúen del programa? ¿Qué tipos de experiencias de aprendizaje y prácticas son necesarias para ayudar a que los estudiantes progresen al siguiente nivel o completen el título? ¿Qué tipos de debilidades académicas necesitarán un plan de recuperación en los estudiantes adultos que se registren para asignaturas en línea después de muchos años sin tomar clases? (Las áreas comunes que se necesita tener en cuenta incluyen la escritura académica y las habilidades informáticas).15

• Secuencia de asignaturas. El personal de diseño curricular de la institución, o de una universidad cercana, puede brindar asistencia o capacitación para diseñar el plan de estudio y la secuencia de asignaturas o cursos. Debería formarse la secuencia una vez que se diseñen los cursos y se planifiquen las experiencias de aprendizaje para satisfacer los resultados deseados. Las preguntas que deben tomarse en cuanta en esta etapa incluyen: ¿Qué planes se han hecho para ayudar a los estudiantes que enfrentan un acontecimiento o problema importante en la vida? ¿De qué manera ese tipo de problema afectará la capacidad de seguir la secuencia establecida en las asignaturas? ¿Podrán esos estudiantes incorporarse a otra cohorte? ¿Cuánto tiempo se les otorgará después del evento para completar la transición, y quién los ayudará? ¿Hay reglamentos expresos y establecidos para guiar esta transición? Compare su programa con otros similares de otras instituciones. Este tipo de investigación puede brindar orientación al crear los reglamentos y procedimientos para su programa.

• Finanzas. Los programas en línea a menudo suelen ser vistos erróneamente como empresas para generar dinero. Los expertos no se ponen de acuerdo si los programas en línea cuestan lo mismo que los programas tradicionales; o si por lo general deberían costar menos. (Véase https://www.onlineprogramhowto.org/budget/ para un análisis más detallado). Las instituciones adventistas deberían enfocarse en la misión de la educación cristiana, aspirando a brindar acceso a la educación patrocinada por la iglesia a un mayor número de estudiantes. Los planes de educación en línea deberían incluir un pensamiento cuidadoso sobre la audiencia y la misión (véase la sección “Audiencia prevista”). El análisis y la planificación cuidadosos que se usan para preparar el plan de estudios deberían incluir una investigación de posibles fuentes de financiación, costos operacionales y resultados proyectados. ¿Cuál es la fuente de financiamiento de esta empresa? ¿Cuántos estudiantes se necesitarán para garantizar que el programa tenga viabilidad financiera como para continuar en el futuro? ¿Cuántos miembros del personal? ¿Utilizará el programa un personal adjunto solamente, o usará docentes de tiempo completo que ya son empleados de la institución? ¿Se realizarán ajustes al personal de tiempo completo para acomodar las demandas de preparación y enseñanza de un programa en línea? ¿Quién determinará las escalas de pago? Los recursos en el recuadro brindan información adicional sobre la planificación de cómo financiar el programa en línea.

• Asistencia física. ¿Se requerirá que los estudiantes asistan a la institución en algún momento del año escolar o programa académico? Por ejemplo, la institución podría tener una orientación al comienzo o un repaso final al cierre del período. Algunas asignaturas incluyen el requisito de asistencia, pero otras no la necesitan. Sobre todo, piense en la audiencia prevista y sus necesidades, y también en las necesidades pedagógicas. ¿Hay algunas presentaciones que tienen que ser hechas en persona? ¿Podrá la audiencia prevista viajar hasta la institución, dados sus cronogramas, sus demás responsabilidades y las finanzas? ¿Dónde se alojarán durante el tiempo que estén en el campus? Los estudiantes de nivel primario y secundario tendrán que estar acompañados por padres y tutores, de manera que se debe tener en cuenta el alojamiento para estos grupos. Piense en todos los detalles en esta etapa del proceso de planificación.

• La experiencia comunitaria de la institución. El aprendizaje tiene lugar en comunidad, y la experiencia de la educación en línea, al igual que la educación tradicional, requiere de la comunidad. Las instituciones cristianas son comunidades de fe compuestas de experiencias de adoración, oradores invitados, foros, programas de fin de semana y visitas a los hogares del personal, entre otras.16 Esas experiencias contribuyen al carácter distintivo de la institución y mejoran los sentimientos de pertenencia y conexión que sienten los estudiantes. ¿Qué experiencias similares ofrecerá el programa tanto dentro como fuera del curso? ¿Serán los cursos diseñados y estructurados de manera que incluya el apoyo estudiantil o grupos de estudio? ¿Ofrece la institución reuniones estudiantiles, seminarios, simposios u otros eventos para estudiantes que en ese momento están registrados en la institución, o en un determinado programa? Si es así, ¿cómo se puede brindar una experiencia similar en línea? ¿Cómo obtendrán acceso los estudiantes en línea a la información institucional, como por ejemplo el boletín informativo, las noticias semanales, los medios sociales, contenidos de YouTube, los directorios del personal y los estudiantes, la transmisión en vivo de los cultos de la iglesia, los podcasts, la radio institucional, etc.? ¿A quién se asignará para invitar a los estudiantes en línea a que asistan a los eventos de transmisión en vivo? ¿Qué provisiones se harán para que los estudiantes establezcan relaciones sociales y espirituales entre sí? Tiene que actuar en forma deliberada para establecer una comunidad de aprendizaje donde interactúen los estudiantes tradicionales con los estudiantes en línea.17

Los asesores en línea suelen ser el principal contacto de los estudiantes con la institución. Los asesores ofrecen apoyo a lo largo de toda la experiencia de aprendizaje, y a menudo son el puente entre el estudiante a distancia y los procesos que fueron creados para estudiantes regulares y que pudieran presentar desafíos al estudiante en línea.

Reglamentos de educación en línea

Cada institución educativa posee reglamentos que orientan sus prácticas. Efectúe una revisión de los reglamentos actuales, adaptándolos según sea necesario, y elabore reglamentos adicionales para la educación en línea. Las áreas a tener en cuenta incluyen los reglamentos filosóficos, académicos, de gobierno, de recursos humanos, legales, técnicos y fiscales.18 Defina métodos para garantizar el cumplimiento de los reglamentos y las reglas de operación en línea en cada uno de los países donde se esté brindando servicios a los estudiantes. Asegúrese de que la institución tenga permiso de operar en los estados y países donde se está ofreciendo educación en línea. Decida de qué manera ejercer el control y la supervisión académica, en particular a nivel de educación superior. ¿Estará la enseñanza en línea incorporada a la enseñanza tradicional, será una entidad completamente separada, u ocupará un lugar intermedio? Asegúrese que las estructuras de evaluación del programa estén establecidas tanto para los programas en línea como para los tradicionales. Cree una comisión que supervise las iniciativas en línea con el personal docente, la biblioteca, los servicios estudiantiles y la participación y representación del personal de apoyo (véase, por ejemplo, http://online.aiias.edu/about/dol-staff).

La oferta de servicios estudiantiles

Use un enfoque en los sistemas para crear y establecer servicios de apoyo al estudiante: servicios de asesoramiento, red de estudiantes, lista de cursos, librería, biblioteca, tecnología y exalumnos.19 Un enfoque en los sistemas toma en cuenta todos los componentes y la manera en que estos se relacionan entre sí.20 A veces esos servicios y componentes son llamados la consolidación final de los cursos en línea. Tienen un impacto sobre la calidad del programa y la experiencia de los estudiantes, y deberían ser planificados con detenimiento.

• Admisiones. ¿Serán aceptados los nuevos estudiantes una vez al año, una vez por semestre, o más a menudo? Las grandes instituciones con fines de lucro han establecido un elevado estándar competitivo con rápidos procesos de admisión (tardan menos de dos semanas), e incorporado muchas instancias para comenzar a lo largo del año, para que los estudiantes puedan empezar días después de elegir la carrera que quieren seguir. ¿Quién ayudará a los estudiantes en línea durante el proceso de matriculación? ¿Cómo garantizará la oficina de admisiones una respuesta en tiempo y forma a los futuros estudiantes?

• Orientación. ¿Cómo brindará la institución a los estudiantes en línea una orientación a la universidad, el departamento, la carrera y el ambiente en línea? ¿Se llevará a cabo la orientación en forma tradicional, en línea, en una sesión transmitida en vivo, o mediante un minicurso incorporado en el sistema de gestión del aprendizaje? Aunque la edad y la capacidad de los estudiantes determinará cómo llevar a cabo esto, lo siguiente debería ser parte de la experiencia de orientación de cada estudiante: mensajes cordiales de bienvenida que marquen el tono de la experiencia educativa en línea, oración con y por los estudiantes al comenzar su experiencia académica, presentación de las personas con las cuales tendrá que interactuar el estudiante, incluyendo el personal de biblioteca, el director del programa, el personal docente de al menos el primer curso, el apoyo de gestión del aprendizaje, etc.; la presentación como estudiante, una visión general del programa, incluyendo resultados, experiencias específicas de aprendizaje, experiencias particulares, etc.; demostración en video de un curso en línea del programa para cubrir las expectativas del estudiantes y de cómo interactuar con los docentes.

• Asesoramiento. Los asesores en línea suelen ser el principal contacto de los estudiantes con la institución. Los asesores ofrecen apoyo a lo largo de toda la experiencia de aprendizaje, y a menudo son el puente entre el estudiante a distancia y los procesos que fueron creados para estudiantes regulares y que pudieran presentar desafíos al estudiante en línea.21 Planifique ocuparse de las siguientes áreas: ¿Quién asesorará a los estudiantes en línea? ¿Están preparados esos individuos para hacer videoconferencias y responder rápidamente a las preguntas de los estudiantes? ¿Están capacitados en las necesidades y perspectivas únicas de los estudiantes en línea, ya sean estudiantes de nivel secundario o jóvenes de nivel terciario y universitario? ¿Quién enviará actualizaciones periódicas con de incentivos y recordatorios sobre los próximos pasos del proceso académico del estudiante?

• Biblioteca. ¿Se han establecido procesos internos para que los estudiantes en línea puedan acceder a los servicios de biblioteca de la institución? ¿Cómo se capacitará a los estudiantes en línea para que accedan y usen los recursos de biblioteca? ¿Se capacitará a uno o más empleados de la biblioteca, y se les brindarán herramientas para comunicarse de manera efectiva con los estudiantes en línea?

• Apoyo académico (Servicios a discapacitados, asesorías y progreso estudiantil). ¿Cómo obtendrán los estudiantes en línea los servicios a los cuales pueden acceder los demás estudiantes de la institución? ¿Qué servicios estarán a disposición de las personas con discapacidades? ¿Está la oficina de asesoramiento y evaluación lista para apoyar a los estudiantes en línea? ¿Qué servicios de tutoría están disponibles o deberían estar a disposición de estudiantes en línea? ¿Podrán los estudiantes acceder a los centros de éxito estudiantil que hay en el campus tales como el centro de escritura, el centro de matemática o el laboratorio pedagógico? ¿Están preparadas esas dependencias para atender a los estudiantes en línea? ¿Quién orientará a los estudiantes que necesitan esos servicios?

Apoyo tecnológico. Las preguntas a tener en cuenta incluyen las siguientes: ¿Qué gama de servicios ofrecerá la institución? ¿Qué oficina brindará apoyo tecnológico a los estudiantes en línea? Por ejemplo, ¿apoyará la institución tan solo la gestión del aprendizaje y las herramientas de videoconferencia? ¿Y qué sucede si los estudiantes tienen problemas con sus computadoras personales? ¿Tendrán los estudiantes en línea la posibilidad de obtener descuentos al adquirir programas informáticos o materiales impresos? ¿En qué horario funcionará la sección de ayuda para estudiantes y docentes?

• Supervisión y prevención de deshonestidad académica. ¿Cómo se verificará la identidad de los estudiantes? ¿Cómo se mantendrá la integridad de los procesos de evaluación? Una de las preocupaciones sobre la calidad de la educación en línea es la siguiente: ¿Cómo sabe la institución que la persona que hace el trabajo es el estudiante que recibirá el crédito? Debería responderse esta importante pregunta para así garantizar una experiencia de evaluación de calidad. La utilización de un supervisor le permite a la institución comparar el carnet de identidad del estudiante con la persona que complete una evaluación es importante para la aprobación del curso. Algunas instituciones supervisan los exámenes por medio de una videoconferencia, mientras que otras requieren que los estudiantes se reúnan con un supervisor aprobado, y algunas hasta requieren una supervisión en el campus.22

Los programas en línea también necesitan identificar e implementar maneras efectivas de prevenir la deshonestidad en las tareas diarias y los trabajos de investigación o finales. Las estrategias pueden incluir, la especificación de lo que constituye deshonestidad académica (ejemplos concretos) y la inclusión de esta información en el manual de estudiante para estudiantes en línea, el establecimiento de reglamentos para reportar la deshonestidad académica, como también reglamentos de acciones disciplinarias, suministro de estrategias a docentes para disuadir a los estudiantes que entreguen el trabajo de otra persona como si fuera propio y la inversión en herramientas informáticas que puedan ayudar a detectar el plagio.23

Mensajes electrónicos automáticos y el reporte del aprendizaje. ¿Se establecerán avisos electrónicos automáticos para garantizar que los estudiantes reciban recordatorios e información esencial en momentos claves de su experiencia académica? ¿Se necesitan crear alertas y notificaciones basadas en análisis de datos del sistema en la gestión del aprendizaje o sistema de información de los estudiantes para alertar al personal a orientar y redirigir a los estudiantes para los siguientes pasos hacia el éxito?

• Quejas. ¿Cómo se recibirán y procesarán las quejas del estudiante? ¿Quién garantizará que sus preocupaciones sean atendidas a tiempo?

• Mercadeo. Identifique el mercado específico previsto. Debería ser un mercado lo suficientemente grande para sostener el programa y permitirle crecer. Investigue y repase de qué manera la audiencia prefiere recibir un anuncio o propaganda, ¿por correo electrónico, redes sociales, mensajes de texto o folletos impresos? ¿Qué comunidades en línea o listas podrían ayudarle a llegar a la audiencia? ¿Quién está disponible en la institución para ayudar en la promoción de la carrera o programa en línea?

La implementación de un sistema de apoyo administrativo de alta calidad para el aprendizaje en línea, desde el nivel primario hasta la educación superior, requiere de planificación cuidadosa y trabajo estratégico intencional. Los administradores y profesionales en la educación tienen que cumplir con los trabajos preliminares para tener un sistema efectivo que garantice una educación adventista en línea de calidad. Los principios de la buena práctica que se analizan en este artículo ayudarán a garantizar que los programas estén alineados con la misión de la institución, que los programas en línea hayan implementado los sistemas necesarios de apoyo a la enseñanza en línea tanto para el personal docente como para los estudiantes, y que los programas estén diseñados para satisfacer las necesidades específicas del mercado.

Con una planificación cuidadosa, es posible crear un sistema efectivo.


Este artículo ha sido sometido a la revisión de pares.

Janine Monica Lim

Janine Monica Lim, PhD, es decana asociada de Educación Superior en Línea de la Escuela de Educación a Distancia y profesora asociada de Tecnología Educativa de la Universidad Andrews, en Berrien Springs, Míchigan, Estados Unidos. En su cargo actual, la doctora Lim es responsable de más de doscientos cursos en línea, capacitación del personal y sistemas que apoyan el aprendizaje en línea. Lim supervisa al personal docente y los cursos del Consorcio de Colegios Terciarios y Universidades Adventistas, y desde 2015 ha estado en la junta de la Asociación de Aprendizaje a Distancia de los Estados Unidos. Antes de su cargo en la Universidad Andrews, la doctora Lim coordinó la educación a distancia para 22 distritos escolares de nivel secundario en el sudoeste de Míchigan, Estados Unidos. También inició proyectos de videoconferencias internacionales tales como Read Around the Planet y Mystery Quest, fue una de las fundadoras de TWICE (la Organización de Videoconferencias de Niveles Primario y Secundario de Míchigan), enseñó cursos de posgrado en tecnología educacional, y publicó y llevó a cabo presentaciones en su campo. También fue autora de una columna sobre tecnología para la Revista de Educación Adventista. Como coordinadora de este número, la doctora Lim colaboró con todos los aspectos de su desarrollo, desde la selección de temas, autores y revisores hasta la tarea de brindar sus aportes respecto de los manuscritos y responder preguntas. El Equipo Editorial de la Revista de Educación Adventista expresa su más sincero aprecio por la ayuda que ella brindó a lo largo de todo el proceso de planificación y producción de este número.

NOTAS Y REFERENCIAS

  1. Consejo de Comisión Regionales de Acreditación, Interregional Guidelines for the Evaluation of Distance Education (2011): http://www.nc-sara.org/files/docs/C-RAC%20Guidelines.pdfRAC%20Guidelines.pdf; Online Learning Consortium, OLC Quality Scorecard for the Administration of Online Programs (2017): https://onlinelearningconsortium.org/consult/olc-quality-corecardadministration-online-programs; International Association for K-12 Online Learning, iNACOL National Standards for Quality Online Courses (October 2011): https://www.inacol.org/resource/inacol-national-standards-for-quality-online-courses-v2/.
  2. Ansie Minnaar, “Challenges for Successful Planning of Open and Distance Learning (ODL): A Template Analysis”, The International Review of Research in Open and Distributed Learning 14:3 (Julio 2013): 81-108.
  3. Liz Burge, “‘Crafting the Future’: Pioneer Lessons and Concerns for Today”, Distance Education 29:1 (Mayo 2008): 5-17. doi: 10.1080/01587910802004811.
  4. Alan Davis, “Athabasca University: Conversion From Traditional Distance Education to Online Courses, Programs, and Services”, The International Review of Research in Open and Distributed Learning 1:2 (Enero 2001). 
  5. Joycelyn Calvert, “Deakin University: Going Online at a Dual Mode University”, ibíd. 1:2 (Enero 2001): 2-20.
  6. Barney Erasmus, Lynette Naidoo y Pierre Joubert, “Talent Management Implementation at an Open Distance E-learning Higher Educational Institution: The Views of Senior Line Managers”, ibíd. 18:3 (Mayo 2017): 83-98.
  7. Jackline Anyona Nyerere et al., “Delivery of Open, Distance, and E-learning in Kenya”, ibíd. 13:3 (Junio 2012): 185-205.
  8. Kevin Oliver et al., “Needs of Elementary and Middle School Teachers Developing Online Courses for a Virtual School”, Distance Education 31:1 (Mayo 2010): 55-75. doi: 10.1080/01587911003725022.
  9. Por ayuda para estructurar una evaluación de las necesidades, véase el recurso de la Universidad de Minnesota: “Conducting a Needs Assessment” (2018): https://cyfar.org/ilm_1_9. iNACOL, la asociación internacional de aprendizaje en línea de la secundaria a la educación superior, también cuenta con una tutoría útil titulada: “Understanding Your Market” (Mayo 2010), que está disponible en: https://www.onlineprogramhowto.org/decisions/organization/market-analysis/, como parte del recurso “How to Start an Online Learning Program: A Practical Guide to Key Issues and Policies” (Mayo 2010): https://www.onlineprogramhowto.org/decisions/organization/resource/.
  10. Matthew J. Irvin et al., “Factors Related to Rural School Administrators’ Satisfaction with Distance Education”, Distance Education 33:3 (2012): 331-345. doi: 10.1080/01587919.2012.723163.
  11. Olabisi Kuboni, “Role of the Local Centre in Strengthening Student Support in UWI’s Distributed Learning Programmes”, Distance Education 30:3 (Noviembre 2009): 363-381. doi: 10.1080/01587910903236528.
  12. Burge, “‘Crafting the Future’: Pioneer Lessons and Concerns for Today”.
  13. Departamento de Educación Primaria y Secundaria de Missouri, “Six-Step Process in Creating a Technology Plan”: https://dese.mo.gov/quality-schools/education-technology/six-step-process-creating-technology-plan.
  14. Susan Patrick et al., Measuring Quality from Inputs to Outcomes: Creating Student Learning Performance Metrics and Quality Assurance for Online Schools (Octubre 2012): https://www.inacol.org/resource/measuring-quality-from-inputs-to-outcomes-creating-student-learning-performance-metrics-and-quality-assurance-for-online-schools/.
  15. Por ejemplos de módulos de resultados del aprendizaje que pueden implementarse, véase Marianne Lewis, Steve Kroeger, Mike Zender, y el Centro de Mejoramiento de la Enseñanza-Aprendizaje (CET&L), Universidad de Cincinatti (2009), “Defining Program-Based Student Learning Outcomes (SLOs) and Translating Them Into a Curricular Structure”: https://www.uc.edu/content/dam/uc/cetl/docs/ProgramBased_SLOmodules1.pdf. Esta obra posee derechos de autor.
  16. Véase Don Roy, “Christian Schools―a World of Difference,” TEACH Journal of Christian Education 2:1 Artículo 10 (2008): 38-44. Disponible en: https://research.avondale.edu.au/cgi/viewcontent.cgi?article=1161&context=teach.
  17. Adele Nye, “Building an Online Academic Learning Community Among Undergraduate Students”, Distance Education 36:1 (Marzo 2015): 115-128. doi: 10.1080/01587919.2015.1019969.
  18. Minnaar, “Challenges for Successful Planning of Open and Distance Learning (ODL): A Template Analysis”.
  19. David Brigham, “Converting Student Support Services to Online Delivery”, The International Review of Research in Open and Distance Learning 1:2. (Enero 2001).
  20. Véase el blog del Banco Mundial titulado “People, Spaces, Deliberation”, por el blog publicado por David Evans y Tracy Wilichowski titulado “What Is a Systems Approach, Anyway?” (Febrero 2017): https://blogs.worldbank.org/publicsphere/what-systems-approach-anyway; Anthony G. Picciano, “Planning for Online Education: A Systems Model”, Online Learning 19:5 (Diciembre 2015): https://files.eric.ed.gov/fulltext/EJ1085774.pdf.
  21. Sue Ohrablo, “Advising Online Students: Replicating Best Practices of Face-to-Face Advising” (2016). Visitado en el sitio web de la Oficina de Información de Recursos de Asesoramiento Académico de la NACADA: http://www.nacada.ksu.edu/Resources/Clearinghouse/View-Articles/Advising-Online-Students-Replicating-Best-Practices-of-Face-to-Face-Advising.aspx; Sue Ohrablo, “Seven Ways Advisors Can More Effectively Engage Online Students” (14 de marzo de 2014): https://www.academicimpressions.com/7-ways-advisors-can-more-effectively-engage-online-students/.
  22. Kelvin Bentley, “What to Consider When Selecting an Online Exam Proctoring Service”, Inside Higher Ed (Julio 2017): https://www.insidehighered.com/digital-learning/views/2017/06/21/selecting-online-exam-proctoring-service; Jean Dimeo, “Online Exam Proctoring Catches Cheaters, Raises Concerns”, Inside Higher Ed (Mayo 2017): https://www.insidehighered.com/digital-learning/article/2017/05/10/online-exam-proctoring-catches-cheaters-raises-concerns; Informe de Educación a Distancia, Promoting Academic Integrity Online (Mayo 2010): https://www.lmunet.edu/uploads/ctle/report-promoting-academic-integrity.pdf.
  23. Susan M. Taylor, “Term Papers for Hire: How to Deter Academic Dishonesty”, The Journal of Adventist Education 76:3 (Febrero/Marzo 2014): 35-41: http://circle.adventist.org/files/jae/en/jae201476033408.pdf.