Editorial | Faith-Ann McGarrell

“Elena de White dijo . . .”:

Disipar los mitos y reafirmar la fe

Traté de evitarlo, de verdad lo intenté, pero no había forma de eludir el requisito. Si quería obtener el certificado denominacional de maestros, tendría que tomar el curso “El don de profecía”, también conocido entre mis colegas como “el curso sobre Elena de White”. Para empeorar las cosas, el curso solo se ofrecía a las 7:00 a.m. de lunes a viernes, durante una calurosa y húmeda sesión intensiva de verano. Me quedaría corta si les dijera que le temía a la experiencia. Me imaginaba largas y aburridas ponencias llenas de una letanía de “Elena de White dijo . . .” esto o aquello y un abrumador énfasis en los eventos de los últimos días y en prepararnos para la crisis final, ya que desafortunadamente hasta ese punto, esa había sido mi experiencia con Elena de White y la profecía en las escuelas adventistas. Para mí, como para muchos otros de mi generación, ella era una figura mística, un espectro de juicio, un bastón de corrección.

Afortunadamente, mis expectativas estaban equivocadas. El profesor del curso, un amable, gracioso y buen narrador de historias, comenzaba cada clase con una pequeña reflexión sobre un pasaje de las Escrituras, tras lo cual dirigía la clase cantando himnos clásicos que nos aprenderíamos durante el semestre. Compartía historias convincentes y muy humanas sobre las vidas de los pioneros adventistas, historias que revelan a las personas reales con debilidades humanas en experiencias similares, algunas cómicas, otras trágicas y otras aún que demuestran su pasión y amor por Jesucristo y una disposición de sacrificar todas sus posesiones materiales para difundir “las buenas nuevas”. Muy versado en la historia adventista, se deleitaba compartiendo historias que destruían nuestro concepto de piedad absoluta que teníamos de muchos de los pioneros. Lo desafiábamos con preguntas sobre lo que habíamos escuchado, o lo que alguien afirmaba que “Elena de White dijo”, y él respondía dirigiéndonos a pasajes en los que podíamos leer juntos lo que realmente dijo y en qué contexto lo dijo. Sus respuestas eran amables; su comportamiento, auténtico. Escribimos reflexiones y excavamos profundamente para descubrir nuestros prejuicios, esperanzas y aspiraciones, y al final de ese curso, muchos se sintieron identificados con los pioneros adventistas.

Lo que tampoco anticipé fue el impacto que esa clase tendría en mi crecimiento personal y profesional durante ese caluroso y húmedo verano. Bajo la dirección de un profesor bondadoso y atento, he adquirido, junto con cientos de futuros educadores adventistas durante los muchos años transcurridos desde entonces, no sólo conocimiento del don de profecía, sino también una perspectiva equilibrada de los escritos de Elena de White en relación con las Escrituras,1 una apreciación más profunda de sus escritos, su concientización personal de su rol y ministerio,2 además de una afirmación del plan de Dios para cada ser humano, especialmente los que respondieron al llamado de enseñar.3

Más de 20 años después, en septiembre de 2019, tuve el privilegio, junto con otros 73 educadores adventistas, de participar en un viaje de estudios patrocinado por el Departamento de Educación de la Asociación General. Durante 10 días visitamos varios sitios adventistas históricos. No sólo leímos y escuchamos historias sobre los pioneros adventistas, sino que también visitamos las casas preservadas o reconstruidas donde vivieron alguna vez; caminamos por las calles que recorrieron, experimentamos cómo podrían haber sido sus vidas, así como los desafíos de la vida cotidiana que probablemente enfrentaron. Juntos reflexionamos sobre la pregunta recurrente, “¿Cómo lograron tanto con tan poco?” Cada uno de nosotros fue movido por su legado de compromiso con la causa de Cristo y la búsqueda de la verdad, y nos unimos a ellos en la espera del día en que “entonces ya terminará tristeza, muerte y dolor” y “un paraíso se abrirá al pueblo del Señor”.4

Los artículos de este número exploran una variedad de temas. Barbara Fisher escribe sobre el importante papel que tienen los maestros en la creación de experiencias apropiadas para cada edad que pueden ayudar a llevar a los estudiantes hacia una relación con Dios. Discute varios factores que influyen en la preparación de los alumnos para tal experiencia y las barreras que pueden encontrar. Se enfatiza el valor de maestros cariñosos que modelan la experiencia cristiana con autenticidad.

Tres artículos profundizan en diferentes aspectos de las contribuciones de Elena de White a la filosofía de educación adventista. Anna Galeniece explora las dimensiones escatológicas de la educación adventista en los escritos de Elena de White. En la sección de Perspectivas, una sección dedicada a temas desafiantes en la educación adventista y cómo son abordados por los educadores, Derek Bowe comparte sus reflexiones sobre Elena de White, la ficción, y su propia respuesta a lo largo de las diferentes etapas de su propia jornada profesional como profesor. Un tercer artículo, de Chantal Klingbeil, titulado “Presentar a Elena de White a una nueva generación”, es una reimpresión del Boletín del Comité Ejecutivo, una publicación de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. Klingbeil ofrece ocho sugerencias útiles para presentar los escritos de Elena de White a una nueva generación, de manera amable, pertinente y significativa.

Los puntos más destacados del viaje de estudios de la historia adventista se relatan en un breve ensayo fotográfico que resume, a través de narraciones y fotos, las experiencias de los participantes. El segundo ensayo corto presenta “El proyecto de restauración de la escuelita roja”, un proyecto apoyado por los rectores de las universidades y las instituciones Adventistas del Séptimo Día para financiar la restauración de la antigua escuela de la granja de William Miller. Las escuelas e instituciones interesadas en participar podrán encontrar más información en ese artículo.

El resto de los artículos incluyen una reseña de libro, una sección que retomamos después de algún tiempo, escrita por de Frank Hardy del libro Caminos que no se olvidan de Jorge Platón Maquera Sosa, el cual es una colección de 22 historias de estudiantes que relata cómo la educación Adventista del Séptimo Día transformó la trayectoria de sus vidas. Un artículo en la sección de Mejores prácticas de Javier Girarte Guillén sobre el poder y los beneficios de las visitas a domicilio; y por último, un artículo que aborda un tema serio tanto para profesores como para administradores educativos mientras continúan su desarrollo profesional, “Evitar los títulos falsos y las fábricas de títulos: Recomendaciones para educadores, administradores y el personal de registro” de Sydney Freeman, Jr., Ibrahim Karkouti y Ty-Ron Douglas.

Agradecemos sus comentarios y le invitamos a que considere escribir un artículo en nuestra revista.5 Ya sea con un artículo extenso, la reseña de un libro o un artículo en las secciones de Mejores prácticas o Perspectivas, su contribución a la REVISTA DE EDUCACION ADVENTISTA puede ser una fuente de inspiración para el maestro y administrador principiante o un tesoro de nuevas ideas para los que ya están en servicio. ¡Esperamos tener noticias suyas!

Faith-Ann McGarrell

Faith-Ann A. McGarrell, PhD, es editora de la Revista de Educación Adventista.Ella puede ser contactada por medio de su dirección electrónica  mcgarrellf@gc.adventist.org

Citación recomendada:

Faith-Ann McGarrell, “‘Elena de White dijo . . .’: Disipar los mitos y reafirmar la fe,” Revista de Educación Adventista 82:1.

NOTAS Y REFERENCIAS

  1. Para más información, véase Ellen G. White Estate®, “How Do Ellen G. White's Writings Relate to the Bible? The Authority of Ellen G. White's Writings” (2020): https://whiteestate.org/legacy/issues-scripint-html/; EGW Writings, “The Position of “The Bible, and the Bible Only” and the Relationship of This to the Writings of Ellen White” (2020): https://m.egwwritings.org/en/book/741.111
  2. Véase también, Ellen G. White Estate®, “Ellen G. White's Understanding of How Her Writings Relate to Scripture” (2020): https://whiteestate.org/legacy/issues-scripegw-html/.
  3. Elena de White, Educación (Buenos Aires, Argentina: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1998). Véase específicamente los capítulos, “El maestro enviado por Dios” (pp. 73-83) y “Una ilustración de los métodos de Cristo” (pp. 84-96), y la sección de “El maestro subalterno” (pp. 274-297), donde se motiva a los futuros maestros a meditar en las promesas de Dios en Apocalipsis 3:8; Salmo 32:8; Mateo 28:20; y 2 Corintios 3:18.
  4. Annie R. Smith, versión en español Ruth Mangold de Riffel, “¿Muy lejos el hogar está?” en Himnario Adventista del Séptimo Día (Buenos Aires, Argentina: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2009), 476: http://www.hymnary.org/text/how_far_from_home_i_asked_as_on.
  5. Visite https://jae.adventist.org/es/for-authors, para obtener un panorama completo de las indicaciones sobre cómo redactar y presentar un artículo para la Revista, junto con una lista de temas preferidos.