Laurel Dovich

Las carreras tecnológicas y la fe:cerrando la gran brecha

Las carreras tecnológicas y su educación preparatoria se clasifican típicamente como “seculares”. No se comparan favorablemente con “el llamado espiritual” de los pastores, los obreros bíblicos o los maestros con la cualidad de influir espiritualmente en los demás. Las carreras tecnológicas no se clasifican como “vocaciones de ayuda”, tales como el área médica, trabajo social y de respuestas a emergencias, las cuales se ajustan bien al dogma cristiano del servicio. Tampoco están atrapados en los debates religiosos sobre la evolución, el tipo de literatura apropiada (ficción o no ficción) o la ética empresarial,1 ni están típicamente asociados con los desafíos de su fe. Entonces, Las vocaciones técnicas, ¿no son ocupaciones legítimas para el “llamado divino”? ¿Realmente están conectadas con la fe?

Como cristianos adventistas, nunca hemos estado en contra de la tecnología. La Biblia nos presenta una precedencia en el uso de la tecnología: el diseño de herramientas (Génesis 4:22, Isaías 2:4), las instrucciones directas de Dios para construir un arca (Génesis 6:14-16), el uso de tecnología humana para construir un lugar para habitar entre nosotros (Éxodo 25:8) y el uso que Cristo le dio a los edificios para sus ilustraciones (Mateo 7:24-27, Lucas 13:4, 14:28-30). Parece claro que Dios tenía la intención de que creemos y utilicemos herramientas, lo cual está dentro del alcance de las carreras tecnológicas. Sin embargo, a lo largo de mi educación adventista (primaria, secundaria e universidad), los cursos relacionados con la tecnología nunca estuvieron vinculados con una experiencia religiosa. Se los enseñaba como materias seculares sin ninguna afiliación a nuestra fe cristiana.

Rollos de la Ley escritos en pergaminos de piel de animal, de 200 años de antigüedad. Foto Ehav Eliyahu©. CC BY-SA-3.0/GFDL, Wikimedia Commons, A Free Repository.

Si bien se podría argumentar que las leyes de la física y las matemáticas, que Dios creó y mantiene constantes, son la base del diseño tecnológico, yo diría que las carreras tecnológicas están mucho más conectadas con nuestra fe de lo que generalmente se percibe, y deberíamos proporcionar constante mentoría espiritual a nuestros alumnos en estas áreas. Pero, ¿cómo podemos cerrar la aparente brecha entre las carreras tecnológicas y la fe?

Un repaso de la literatura en mi área tecnológica (ingeniería) muestra que los instructores usan proyectos de misión y de servicio o lecturas externas requeridas para integrar la fe en sus aulas de clase. Sin embargo, creo que el testimonio personal de la conexión espiritual sincera del maestro con su ocupación cierra esa aparente brecha entre las carreras tecnológicas y la fe a un nivel personal con los estudiantes, y transmite que la conexión espiritual no es solo lo que hacemos sino lo que somos. Con ese fin, he usado narrativas en tres categorías para transmitir la correlación que he hecho entre mi fe y mi carrera. La primera es la descripción del llamado sagrado bíblico de los tecnólogos. La segunda es la descripción de cómo la Santa Palabra de Dios nos fue transmitida por generaciones por medio de la tecnología humana. Y, por último, la descripción de que los diseños creativos de ingeniería de Dios, como lo podemos observar en la naturaleza, son “muy bueno[s]” (Génesis 1:31, NVI).2

La descripción del llamado bíblico divino de los tecnólogos

El llamado sagrado de trabajar en la tecnología tiene su inicio en el relato bíblico de la Creación, donde Dios creó a la humanidad a su propia imagen. También se refleja en el llamado y la ordenación de Dios a los artesanos (tecnólogos) que construyeron el tabernáculo.

El relato de la creación indica que Dios creó a los humanos a su propia imagen (Génesis 1:26, 27), es decir, para ser seres creativos. Diseñando y creando tecnología es reflexión de que Dios nos creó para ser creativos. Trabajar con la tecnología es un reflejo de la imagen de nuestro Creador, un llamado sagrado, y debería presentarse como tal en la educación cristiana.

El relato de la Creación también incluye el mandato de dominio: la instrucción de Dios a los seres humanos fue de sojuzgar y dominar la tierra (Génesis 1:28). La creación de dispositivos tecnológicos consume gran parte de los recursos naturales de la tierra y la gran mayoría de los diseños tecnológicos abastece el diez por ciento más rico de la población.3 La ética del impacto del desarrollo tecnológico es un tema que se puede explorar ampliamente en clase, con respecto al llamado de Dios a ser responsables ante la sociedad y el medio ambiente al ejercer dominio sobre la tierra.

Codice. Foto Massimo Pizzocaro©. Usado con permiso.

El llamado y la ordenación de Dios a los artesanos del tabernáculo (Éxodo 31:1-6, 35:20-36:1) destaca el hecho de que estas profesiones son espiritualmente honorables. Dios “llamó” a Bezalel por nombre para la obra de construir el tabernáculo, le dio la capacidad para hacer todo tipo de trabajos artísticos y de diseño (Éxodo 35:31-34) y “lo inspiró para enseñar” (35:34), lo que proporciona un precedente bíblico del llamado espiritual a las carreras tecnológicas y para los educadores tecnológicos. Dios extendió su ordenación a todos los artesanos del tabernáculo, y los llenó del “Espíritu de Dios, de sabiduría, inteligencia y capacidad creativa” (Éxodo 31:1). Aunque Dios diseñó el tabernáculo, confió a los seres humanos para usar la habilidad, inteligencia y conocimiento proporcionados por Él para desarrollar la tecnología y lograr la tarea en cuestión. Puedo extrapolar de esto que todos los que trabajan en la tecnología lo hacen con los dones, las habilidades, la inteligencia y el conocimiento proporcionados por Dios. Se nos exhorta, como a los ingenieros del tabernáculo, “llevarán a cabo los trabajos . . . tal y como el Señor lo ha ordenado” (Éxodo 36:1; Eclesiastés 9:10; 1 Corintios 10:31; Colosenses 3:23, 24). Esto coloca a nuestra carrera como un llamado al servicio de Dios. Este registro en las Escrituras está lleno de material para discusión en clase y así cerrar la brecha entre la tecnología y la fe.

La narrativa de la Palabra de Dios confiada a la tecnología humana

La Biblia es la base del cristianismo y Dios confió su santa Palabra a los tecnólogos y a la tecnología humana para preservar, proteger, reproducir y diseminarla. El relato bíblico comenzó como una tradición oral hasta que la tecnología pudo proporcionar superficies para escribir, tinta apropiada y métodos de aplicación para transferirlo a un registro escrito.4 La Palabra de Dios era tan preciada para los cristianos de la iglesia primitiva que la protegieron con sus vidas, y era tan valiosa para algunos tecnólogos cristianos que desarrollaron tecnologías para propagar y diseminar.

Según la tradición judía, Moisés registró los primeros libros de la Biblia en cuero animal y los formó en un rollo.5 La piel de animal era de una sola pieza curtida y era el producto de la tecnología utilizada por los egipcios en esa época para escribir. El polvo de sulfato de hierro se incorporaba a la tinta y reaccionaba con el ácido tánico usado en la preparación del cuero animal; esto le daba un tinte negro puro que se adhería bien al cuero.

Otros manuscritos bíblicos antiguos se escribieron en papiros, una superficie de escritura elaborada a base de la planta de papiro, de la cual los egipcios tenían monopolio ya que solo crecía a lo largo del delta del Nilo. Se arrancaba la capa externa del tallo de la planta dejando una médula blanda, fibrosa y pegajosa que se cortaba de forma longitudinal en tiras delgadas. Estas tiras se colocaban en dos capas perpendiculares sobre una superficie dura y se martillaban juntas mientras que se mantenían húmedas; después se secaban a presión. Las hojas secas se pulían y se frotaban con aceite de madera de cedro para hacer una superficie lisa para escribir capaz de retener la tinta fácilmente. Las hojas se cortaban a la medida y se pegaban con una pasta de harina, haciendo coincidir la dirección de los granos, para formar un rollo. Los escribas escribían del lado que tenían el patrón de los granos horizontales, dándoles una guía natural para escribir en línea recta.

La tinta para el papiro estaba hecha de frutas del bosque, plantas y minerales y se aplicaba con una brocha de lámina hecha de tallos huecos de hierba de pantano. Se cortaba una punta roma en un extremo, con cortes múltiples para formar un cepillo de punta fina. El tallo hueco se llenaba de tinta, la cual salía por la punta del cepillo al apretar el tallo.

La imprenta de Gutenberg recreada en el Museo Internacional de la Imprenta en Carson, California. CC BY 2.0, Wikimedia Commons, A Free Repository.

El papiro se usó desde el año 2000 a. C. hasta el siglo xii d. C. Aunque la vida útil esperada del papiro era de 30 años, se han encontrado papiros antiguos en Egipto y en el desierto de Judea, preservados por el clima árido y seco. Se han encontrado fragmentos de papiros del Antiguo Testamento judío que datan del siglo II a. C.

La siguiente progresión de una superficie de escritura bíblica fue el pergamino, más duradero que el papiro. El pergamino era de pieles de animales usando un proceso más refinado que el del cuero de animal en las técnicas anteriores. La producción de pergaminos era un proceso lento, físicamente desafiante, sensible al tiempo y muy complicado, lo que hacía de los pergaminos un producto muy costoso. Se cree que el proceso se refinó en Pérgamo entre los años 250 y 150 a. C. cuando Egipto dejó de exportar papiro temporalmente. El pergamino se utilizaba en la época de la imprenta; sin embargo, no fue sino hasta el siglo iv d. C. que su uso se volvió más popular que el papiro.

Cuando Constantino adoptó el cristianismo en el siglo iv, se acabó el peligro de la destrucción de los textos sagrados y el estado sancionó la reproducción de la Biblia. Se utilizaron pergaminos costosos; se desarrolló una nueva tinta de sales de hierro, taninos y resina, y se usaba con una pluma de ave. A lo largo de la Edad Media, a los cristianos se les atribuye el desarrollo de la producción de pergaminos de calidad, pigmentos y tintas, ya que los escribas copiaban, a mano, los manuscritos bíblicos de forma meticulosa.6 Los manuscritos ilustrados en ese periodo incluían sombras y trabajo decorativo en los caracteres escritos, colores hermosos, ornamentos, imágenes pequeñas y hojas de oro. La belleza de estos manuscritos medievales artísticamente decorados refleja el alto valor que se le atribuía a la Biblia y la pasión por darle a Dios lo mejor que la artesanía podría proporcionar.

A los cristianos primitivos se les atribuye la defensa del desarrollo tecnológico más trascendental en la difusión del conocimiento antes de la imprenta: el cambio del formato de manuscritos en rollo a un formato de encuadernación códice. El códice es una colección de hojas de material de escritura flexible, papiro o pergamino, doblado y sujeto en la parte posterior o el lomo. Por lo general, estaba protegido por tapas de madera, y en el caso del pergamino, un cierre para sujetar el códice entre las tapas para que el pergamino no se doblara debido a los cambios en la humedad.

El formato de códice tenía muchas ventajas sobre el rollo. Era económico ya que se usaban ambos lados para escribir en vez de un solo lado, como en los rollos. También proporcionaba una mejor accesibilidad, era más fácil encontrar los textos y compararlos dentro de un manuscrito más grande. El códice también era más compacto, se podía sostener con una mano y era más fácil de transportar y ocultar.

Para los cristianos, la adopción del formato de códice fue inmediata. De casi todos los manuscritos de la era cristiana primitiva que han sobrevivido, los primeros fechados en el siglo ii d. C. están en formato de códice. Sin embargo, la prevalencia sugiere que el uso del códice debió haber comenzado incluso antes. Para los textos seculares, el cambio fue lento e irreversible. En los siglos i y ii d. C., la sociedad educada consideraba los rollos como la forma adecuada de los libros. En el siglo iii, el códice finalmente recibió la igualdad legal a los rollos en los títulos de propiedad,7 pero no fue sino hasta el siglo v que el 90 por ciento de los manuscritos seculares (no cristianos) estaban en forma de códice.8

Timothy Stanley propone que la razón por la que los cristianos adoptaron casi de forma universal el códice, contraculturalmente, fue porque esta tecnología permitía unir más textos de lo que era posible con los rollos, lo que le daba a sus escrituras un efecto unificador. Los cuatro textos paralelos de los Evangelios ahora se podían unir en vez de estar en cuatro rollos separados. Las cartas de Pablo se podían unir en un solo códice y era más fácil consultar estos textos gracias al acceso aleatorio del códice. Este permitió una colección literaria sagrada para los cristianos primitivos, una tecnología que promovió la unidad teológica.

El valor inapreciable de la Palabra de Dios una vez más estimuló la tecnología en 1450 cuando Johannes Gutenberg desarrolló una prensa de imprenta con tipos móviles para poder imprimir la Biblia. Gutenberg adaptó la tecnología de la prensa de vino, combinándola con sus propios inventos de fundir letras metálicas de tipo móviles y una tinta a base de aceite que se adhería al metal. En 1620, se considera que la imprenta de Gutenberg había tenido el mayor efecto que cualquier invención, igualada solamente por la pólvora y la brújula, y el número de libros 50 años después de la invención de la imprenta iguala el trabajo de 1,000 años de trabajo de los escribas europeos.10

Ballenas jorobadas mostrando tubérculos en el borde anterior de las aletas pectorales. Foto Whit Welles©. GFDL, Wikimedia Commons, A Free Repository.

Gutenberg imprimió Biblias entre 1450 y 1455. Produjo alrededor de 200 copias, algunas en pergamino y otras en papel, una superficie de escritura hecha de pasta de celulosa más económica y más fácil de hacer. Con el tiempo, Gutenberg se quedó sin dinero y su imprenta fue embargada por su acreedor, a quien no le interesaba imprimir Biblias. Se sabe que sobrevivieron solo 21 copias completas de la Biblia de Gutenberg.11 Se consideran los libros más valiosos del mundo, valuados individualmente entre $24 y $35 millones de dólares.12

La tecnología ha seguido cambiando la forma de producir Biblias. Ahora tenemos Biblias en formato de audio, Biblias en internet en muchas versiones e idiomas y Biblias en los teléfonos inteligentes. Ahora se está creando tecnología bíblica de vanguardia para leer manuscritos antiguos: poderosas herramientas de identificación de imágenes para leer rollos que son muy frágiles para desenrollarse y decodificar la escritura que es casi ilegible.13 La valiosa Palabra de Dios se ha transmitido por generaciones a través de la tecnología humana, la cual continúa participando en la preservación y difusión bíblica.

La descripción de diseños de ingeniería de Dios son “muy bueno[s]”

Dios es el ingeniero original, el Diseñador Maestro del mundo y de sus habitantes. A pesar de la caída y la mancha del pecado y el deterioro, la naturaleza aún nos da una idea de los diseños bien pensados, curiosamente complejos y optimizados de Dios. La naturaleza logra hazañas que los ingenieros solo pueden soñar; atrae la atención de una gran cantidad de investigadores y científicos que han producido una verdadera avalancha de estudios sobre los procesos increíblemente refinados de la naturaleza para el desarrollo de mejores tecnologías. Esta área de investigación y tecnología innovadora resultante se llama bioinspiración, biónica, biomimética o biomimesis. Este estudio de la naturaleza, por medio de los ojos tecnológicos, nos da una idea de los diseños impresionantes, exquisitos y elegantes de Dios, el Ingeniero Maestro.

La investigación en biotecnología cubre una amplia gama de aplicaciones naturales y tecnológicas y solo una pequeña descripción general se puede presentar aquí, fragmentos extraídos de varias categorías. Una simple búsqueda en Internet proporciona una variedad de detalles magníficos relacionados con los ejemplos enumerados y un tesoro de más diseños bioinspirados. Para los cristianos, estos ejemplos son ventanas al ingenio de Dios, a los diseños intrincados y pensados hasta el más mínimo detalle.

Materiales naturales: los materiales naturales son tan superiores a los materiales hechos por el hombre, por lo que los investigadores han invertido mucho tiempo para tratar de sintetizarlos. Los científicos han intentado replicar la seda de araña y el nácar de concha de mar por sus increíbles propiedades estructurales, pero controlar las propiedades de los materiales al nivel de la concha de mar y dominar la secuencia genética colosal de la tela de araña está fuera de su alcance hasta el momento.14 La necesidad médica de adhesivos para ambientes húmedos ha hecho que nuevamente se busque la inspiración de la naturaleza. Los seres humanos han creado algunos adhesivos impresionantes, pero ninguno funciona en ambientes húmedos. La investigación en esta área comenzó con los mejillones, que adhieren sus conchas a superficies submarinas, y se ha expandido a las larvas de las polillas y los gusanos de castillo de arena, los cuales crean estuches protectores a partir de pequeñas piezas de materiales disponibles.15

Movilidad animal: Para todos los avances que los ingenieros han logrado en robótica, la movilidad continúa siendo un problema en lugares donde las ruedas no funcionan bien: áreas con terrenos accidentados y con obstáculos. Una vez más, los ingenieros e investigadores observan la naturaleza para solucionar algunas de estas dificultades. Boston Dynamics es el líder en el desarrollo de sistemas complejos de retroalimentación para mantener el equilibrio robótico para la movilidad al caminar. El equipo de Boston Dynamics desarrolló un robot mula que puede atravesar algunos terrenos complicados, un humanoide que agita sus extremidades para mantener el equilibrio cuando empuja, y un robot guepardo de cuatro patas con una columna flexible que permite galopar a alta velocidad. Festo, una empresa alemana de fabricación con una división dedicada a los diseños bioinspirados, es líder en el vuelo robótico. Pasaron años descifrando el vuelo de las aves para crear su SmartBird, un pájaro inteligente que vuela utilizando alas en lugar de hélices. Aunque se han invertido años de desarrollo en la movilidad y el equilibrio, todos estos robots se limitan a la duración de la batería o a estar conectados a la corriente eléctrica, y el robot mula era demasiado ruidoso para ser usado en los movimientos militares clandestinos para lo que fue diseñado.

Formas para la aerodinámica: Las formas aerodinámicas en la naturaleza han demostrado ser muy superiores a la comprensión humana sobre la dinámica de fluidos. Sin embargo, los seres humanos han tomado algunas de las innovaciones en los productos naturales. Las capas flexibles de los dientes pequeños en la piel de tiburón se han imitado para dar una propiedad más aerodinámica a los jets, botes y trajes de baño.16 Estos productos tuvieron tanto éxito que se prohibieron las capas de los botes en la navegación competitiva en 1987 y los trajes de baño de piel de tiburón de Speedo se prohibieron en los Juegos Olímpicos de 2008. Más recientemente, los científicos observaron más de cerca los bultos en el borde frontal de las aletas de la ballena jorobada.17 En comparación con las aletas lisas, las aletas de la ballena jorobada tienen un 30 por ciento menos de resistencia y un ocho por ciento más de elevación, lo que las hace extremadamente hábiles y acrobáticas para su tamaño. La empresa Whalepower está desarrollando aspas con bordes frontales abultados para turbinas, bombas y ventiladores que son 20 por ciento más eficientes que las aspas tradicionales.

Formas para las funciones: Una de las formas más antiguas de la biomimética es copiar las formas de la naturaleza para lograr una tarea o función. El velcro se desarrolló en 1955 inspirado en los pequeños ganchos que se ven al ampliar las semillas del abrojo que se pegan a la ropa y a los animales.18 El sistema de ventilación de aire en el Centro Eastgate, un complejo de oficinas y centro comercial en Zimbabwe, se diseñó a partir de los montículos de refrigeración de las termitas africanas. Su sistema pasivo de enfriamiento utiliza 90 por ciento menos energía que un sistema de aire acondicionado en edificios vecinos de tamaño similar.19 Inspirado en el escarabajo del desierto de Namib, que extrae agua del rocío de la mañana utilizando la estructura de la superficie en su parte posterior,20 el prototipo Dew Bank (panel de rocío) ha sintetizado estas características de la superficie para llenar un vaso de agua con el aire del desierto.

Fabricación: La fabricación moderna generalmente implica altas presiones y temperaturas intensas, pilas de desecho y muchos subproductos tóxicos. Dios diseñó la naturaleza para crear todos sus productos a temperatura, presión y pH normales, a partir de materiales biodegradables a base de agua. No utilizan combustibles fósiles ni tampoco contaminan el ambiente. Hay un impulso para buscar técnicas de fabricación que sean más ecológicas, similares a los procesos de ensamblaje de la naturaleza. Angela Belcher del MIT ha utilizado virus para crear una batería.21 Manipuló el ADN del virus para que los inorgánicos y los nanotubos se unieran a su capa externa creando así los electrodos positivos y negativos. Esto es solo el inicio de un largo viaje por intentar fabricar con el mismo ambientalismo con el que Dios diseñó la naturaleza.

Reflexiones finales

Nuestra fe cristiana tiene fuertes lazos con la tecnología. Dios ordenó carreras técnicas cuando nos diseñó para ser creativos, cuando llamó a Bezalel y lo ordenó como el artesano del tabernáculo. Dios confió a los tecnólogos y a la tecnología humana el crear un lugar donde pudiera habitar entre nosotros, y el preservar y difundir Su Palabra, la base de nuestra fe. Dios también nos ha dado la inspiración para el desarrollo técnico dentro de su creación exquisita y detallada.

Seamos diligentes en nuestras carreras que Dios nos dio, siguiendo sus pasos creativos. Pidamos la misma ordenación que recibieron los artesanos del templo. Apropiémonos del nombre Bezalel cuando realicemos nuestro trabajo, ya sea de diseñar o de enseñar. Atesoremos la tecnología que nos trajo nuestra Biblia y maravillémonos al ver cómo Dios diseñó este mundo con tanto cuidado y detalle. Y una vez que se convierta en parte de nuestra propia historia de vida, hagamos esas conexiones entre las narrativas sinceras y nuestra fe cristiana de forma intencional en las clases de tecnología.


Este artículo ha pasado por revisión de pares

Laurel Dovich

Laurel Dovich, PhD, PE, es ingeniera estructural. Al momento de escribir el artículo era Catedrática de ingeniería en la Universidad de Walla Walla en College Place, Washington, EE. UU.

Citación recomendada:

Laurel Dovich, “Las carreras tecnológicas y la fe: Cerrando la gran brecha,” Revista de Educación Adventista.

NOTAS Y REFERENCIAS

  1. Las carreras tecnológicas tienen desafíos éticos relacionados con la guerra, la justicia social y ambiental y la seguridad de los productos, pero rara vez se habla de eso.
  2. Todos los textos bíblicos en este artículo fueron tomados de la Nueva Versión Internacional (NVI). Santa Biblia, NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL® NVI® © 1999, 2015 por Biblica, Inc.®, Inc.® Usado con permiso de Bíblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo.
  3. Cynthia E. Smith, Museo Nacional de Diseño, Instituto Smithsoniano, Design for the Other 90 Percent (New York: Assouline Publishing, 2007), 19, 133.
  4. Hay muchos libros sobre la formación de la Biblia que incluye el uso de la tecnología.
  5. 5. Moses Maimonides, Mishneh Torah: Sefer Ahavah, Eliyahu Touger, trad. (Israel: Moznaim Publishing Corp., 2010), Tefillin 1:8 and commentary: http://www.chabad.org/library/article_cdo/aid/925417/jewish/Chapter-One.htm.
  6. Colin Henderson Roberts y Theodore Cressy Skeat, The Birth of the Codex (London: The British Academy by The Oxford University Press, 1987), 32.
  7. Ibid.
  8. Ibid., 37.
  9. Timothy Stanley, “Faithful Codex: A Theological Account of Early Christian Books,” The Heythrop Journal 57:1 (2016), 17, 18.
  10. Nicholas Carr, The Shallows: What the Internet Is Doing to Our Brains (New York: W. W. Norton, 2010), 69.
  11. “Biblia de Gutenberg,” Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Biblia_de_Gutenberg.
  12. Philipp Harper, “In the Book World, the Rarest of the Rare,” NBC Today (13 de diciembre de 2004): http://www.today.com/id/6124643.
  13. Robert Draper, “The Bible Hunters,” National Geographic 234:6 (2018): 61.
  14. Peter Forbes, The Gecko’s Foot: Bio-Inspiration―Engineering New Materials From Nature (New York: W. W. Norton, 2006), 55-78; 139-142.
  15. Henry Fountain, “Studying Sea Life for a Glue That Mends People,” New York Times (12 de abril de 2010): https://www.nytimes.com/2010/04/13/science/13adhesive.html.
  16. Jay Harman, The Shark’s Paintbrush: Biomimicry and How Nature Is Inspiring Innovation (Ashland, Ore: White Cloud Press, 2013), 86-94.
  17. Harman, The Shark’s Paintbrush, 97-102.
  18. Forbes, The Gecko’s Foot, 92-95.
  19. Harman, The Shark’s Paintbrush, 150.
  20. Forbes, The Gecko’s Foot, 50.
  21. Anne Trafton, “New Virus-Built Battery Could Power Cars, Electronic Devices,” MIT News (2 de abril de 2009): http://news.mit.edu/2009/virus-battery-0402.