Janine Monica Lim

Educación adventista a distancia:Un puente de acceso

Edición Especial

Education Adventista en Línea

Como educadores adventistas, sentimos entusiasmo e interés por brindar acceso a la educación cristiana a tantos estudiantes como sea posible. Vemos el valor de un ambiente de aprendizaje saturado de fe, donde los estudiantes pueden vivir momento a momento los valores religiosos. Anhelamos ver a más estudiantes recibiendo una educación adventista, y a menudo hacemos sacrificios personales para asegurarnos que los estudiantes asistan a instituciones de la iglesia. Es por ello que la educación en línea atrapa nuestra imaginación e interés. ¿Podría la educación en línea expandir el acceso a la educación adventista? Los que han colaborado en este número seguramente responderían a esta pregunta con un resonante ¡Sí! He aquí cuatro razones fundamentales para ello:

• El acceso que acorta grandes distancias. El acceso es una razón significativa para ofrecer oportunidades educacionales en línea, híbridas y de educación a distancia, además de las ya existentes en el aula de clase. La educación en línea nos permite incrementar la llegada a zonas remotas, a zonas donde no hay instituciones educativas adventistas. La educación a distancia también brinda la oportunidad de ofrecer cursos y carreras que no estarían a disposición de los estudiantes en la institución educativa adventista más cerca de su domicilio.

• El acceso ofrece flexibilidad. Los estudiantes adultos, que tienen familia y trabajan, prefieren en gran medida recibir su educación en línea.1 Pienso a menudo en los maestros de nivel primario y secundario, que por lo general se han matriculado en un colegio terciario o universidad adventista cercana para tomar clases durante la época de vacaciones. Trabajan tanto durante el año escolar que a menudo se les hace difícil estudiar también durante el verano y renunciar a compartir su tiempo con sus familias. La educación en línea les permite el acceso desde cualquier parte que cuente con una conexión de Internet de alta velocidad, y esto abre posibilidades de satisfacer las necesidades de flexibilidad y equilibrio en su trabajo/vida/educación.

• El acceso oferta-demanda. ¿Has notado que ahora es mucho menos común que alguien mire las noticias, o los programas de televisión, a una hora específica? Ahora los televidentes pueden mirar los episodios de sus programas en demanda gracias a los servicios en línea. Es posible recibir las noticias en demanda por medio de las actualizaciones de periódicos en línea, YouTube, y videos de Facebook. De manera similar, los estudiantes quieren que su aprendizaje sea “en demanda”. Brindar oportunidades flexibles de aprendizaje nos permite tener acceso a estudiantes y familias que necesitan más opciones para acomodar el aprendizaje dentro de sus atareadas vidas.

• Un acceso costeable. En ocasiones, se puede ofrecer educación en línea mediante un método que nos permite reducir los costos. Los estudiantes que se matriculan en cursos en línea a menudo no tienen que pagar costos de transporte, aranceles para usar las instalaciones de la institución como por ejemplo la biblioteca, el comedor o las residencias estudiantiles, u otros servicios. Dado que es un desafío cada vez mayor para las familias pagar la educación adventista, la educación en línea ofrece otra opción. Para las familias que prefieren mantener a sus adolescentes en casa pero que no tienen un colegio cercano, la educación en línea brinda acceso a la educación adventista. Durante demasiado tiempo hemos rehuido a las familias que escogen la educación pública, pero, ¿por qué no ofrecer a las familias opciones adicionales de educación adventista? Podemos ofrecer cursos y carreras que incrementen las opciones para estudiantes, aún más que las ofrecidas por instituciones públicas o privadas a las que estén asistiendo.

La razón primordial para la existencia de nuestro sistema educativo es contribuir con el avance de la misión en la Iglesia Adventista del Séptimo Día, usando la educación como evangelismo en pro del desarrollo de la fe en nuestros estudiantes. La educación en línea provee una mayor audiencia con acceso no solo a una educación de buena calidad, sino también el acceso a experiencias misioneras y edificación de la fe en la educación adventista.

Sin embargo, al seguir explorando maneras y medios de ofrecer una educación en línea, no podemos conformarnos con tan solo determinar de qué manera publicar cursos en línea. La experiencia de la educación adventista abarca mucho más que el contenido de la materia.

“La verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio. Significa más que una preparación para la vida actual. Abarca todo el ser, y todo el período de la existencia accesible al hombre. Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero”.2

Tenemos que continuar experimentando y desarrollando maneras de preparar a los estudiantes para “el gozo del servicio en este mundo”, aun dentro del ámbito de la educación en línea. Como docentes, necesitamos asegurarnos de tener presente el “desarrollo armonioso” de toda la persona. Tenemos que pensar en nuestros estudiantes en línea como personas reales, interactuando con ellos y edificando relaciones con estrategias tales como las que compartió Adam Fenner. Su artículo sobre el cultivo de relaciones para el ministerio a los estudiantes en línea que aparece en este número.

Por ello, en este número especial de la Revista de educación adventista, que da énfasis a la educación en línea, hemos adoptado un enfoque deliberado del tema. Dentro de la iglesia, tenemos vibrantes programas en línea, en desarrollo a nivel internacional y quisimos delinear el rol del personal docente y algunas perspectivas que trascienden las instituciones norteamericanas. Esperamos que disfruten de una variedad de autores y puntos de vista que comparten las instituciones educativas internacionales adventistas que participan en el aprendizaje en línea.

Al mismo tiempo, hemos tomado un enfoque práctico hacia el docente. Usted podrá leer sobre enfoques de apoyo y capacitación para el personal docente (LaRonda Forsey), estrategias que garantizan la presencia de fe en los cursos en línea, (Leni Casimiro), iniciativas de apoyo para la retención de estudiantes en riesgo (Anthony Williams, Maria Northcote, Peter Kilgour y Ben Stewart) y, formas efectivas de cultivar relaciones para ministrar a los estudiantes en línea (Adam Fenner). En el próximo número de esta revista encontrará otros artículos que junto a estos, forman una colección de estrategias concretas que brindará recursos a escuelas, colegios terciarios y universidades que ofrecen una combinación del aprendizaje en línea dentro de la educación adventista. Al continuar desarrollando programas que brindan puentes de acceso, ya sea a través de la distancia física o disponibilidad de cursos y materias en una institución, tenemos que garantizar la oferta a un acceso que sea flexible, en demanda, costeable y, por sobre todas las cosas, centrado en la fe.


Janine Monica Lim

Janine Monica Lim, PhD, es decana asociada de Educación Superior en Línea de la Escuela de Educación a Distancia y profesora asociada de Tecnología Educativa de la Universidad Andrews, en Berrien Springs, Míchigan, Estados Unidos. En su cargo actual, la doctora Lim es responsable de más de doscientos cursos en línea, capacitación del personal y sistemas que apoyan el aprendizaje en línea. Lim supervisa al personal docente y los cursos del Consorcio de Colegios Terciarios y Universidades Adventistas, y desde 2015 ha estado en la junta de la Asociación de Aprendizaje a Distancia de los Estados Unidos. Antes de su cargo en la Universidad Andrews, la doctora Lim coordinó la educación a distancia para 22 distritos escolares de nivel secundario en el sudoeste de Míchigan, Estados Unidos. También inició proyectos de videoconferencias internacionales tales como Read Around the Planet y Mystery Quest, fue una de las fundadoras de TWICE (la Organización de Videoconferencias de Niveles Primario y Secundario de Míchigan), enseñó cursos de posgrado en tecnología educacional, y publicó y llevó a cabo presentaciones en su campo. También fue autora de una columna sobre tecnología para la Revista de Educación Adventista. Como coordinadora de este número, la doctora Lim colaboró con todos los aspectos de su desarrollo, desde la selección de temas, autores y revisores hasta la tarea de brindar sus aportes respecto de los manuscritos y responder preguntas. El Equipo Editorial de la Revista de Educación Adventista expresa su más sincero aprecio por la ayuda que ella brindó a lo largo de todo el proceso de planificación y producción de este número.

Cita recomendada:

Janine Monica Lim, “Adventist Distance Education: A Bridge to Access”, The Journal of Adventist Education 80:1 (Enero-Marzo 2018): Páginas. Disponible en https://jae.adventist.org/es/2018.3.1.

NOTAS Y REFERENCIAS

  • 1. Los estudiantes adultos prefieren la flexibilidad que ofrece un ambiente de cursos en línea, lo que les permite administrar mejor su tiempo. Para saber más, véase Online College Students 2016: Comprehensive Data on Demands and Preferences: http://www.learninghouse.com/wp-content/uploads/2017/10/OCS-2016-Report.pdf.
  • 2. Elena G. White, La educación (Buenos Aires: Asoc. Casa Editora Sudamericana, 1998), 13.