Susan L. Lloyd • Holly Gadd • Shirley Tohm Bristol • Patricia S. Jones

La educación adventista de posgrado en enfermería:Una entrevista

Edición Especial

Enfermería Adventista

Dra. Jones: La primera pregunta que tengo para cada una de ustedes se refiere a la demanda actual de posgrado de educación en enfermería. ¿Cómo describirían esa demanda?

Dra. Lloyd: En nuestro departamento de posgrado de la Universidad de Loma Linda (Loma Linda, California, Estados Unidos), estamos viendo demanda para las carreras de Práctica Avanzada de Enfermería Profesional (APRN). La mayoría de los estudiantes están interesados en el DNP (Doctorado en Práctica de la Enfermería). Muchos de esos estudiantes son enfermeros que ya están trabajando y que quieren obtener un doctorado para validar y dar credibilidad a lo que han estado haciendo en la práctica durante años, y que les brinde oportunidades adicionales en la profesión.

Dra. Gadd: Hay también mucha demanda aquí en la Costa Este de los Estados Unidos donde vivo. Sabemos que existe una demanda nacional de enfermeros, basándonos en la información de investigación y epidemiología sobre el envejecimiento de la población de los Estados Unidos, la demanda creciente de atención médica, y la insuficiencia del sistema de salud para satisfacer esa demanda. También experimentamos una pérdida de enfermeros por cuestiones de edad. Por ello, hay muchas oportunidades para los enfermeros con Práctica Avanzada. Como se mencionó antes, muchos enfermeros avanzados en experiencia están ansiosos de seguir progresando profesionalmente y brindar servicios de atención primaria en ámbitos diferentes a los acostumbrados. Vemos que la atención a la salud se está trasladando más a la comunidad, de manera que los enfermeros tienen la oportunidad de satisfacer algunas de esas necesidades. La demanda está allí, y muchos se están inscribiendo en esas carreras.

Dra. Bristol: Otra cosa que quisiera mencionar es que en el ambiente hospitalario el costo de la atención, con un énfasis creciente en la calidad, y los cambios en la manera de pagar a las grandes instituciones son grandes temas en la actualidad. Es importante tener enfermeros de Práctica Avanzada en el sistema de atención de salud que puedan lograr mantener la acreditación y los criterios profesionales, tales como el estatus especial del Centro de Credenciales de Enfermeros de los Estados Unidos (ANCC), dirigir el tipo de programas que se necesitan para demostrar resultados de calidad con los pacientes, y asumir el liderazgo al trabajar dentro de la organización para lograr esos objetivos. En el ambiente actual, aun la viabilidad de la organización se encuentra en juego, porque los reintegros por la atención se basan en los resultados de los pacientes.

Dra. Gadd: Creo que es sumamente importante contar con esta calidad de proveedores del cuidado de salud, porque las investigaciones han mostrado que en los 15 o 20 años los índices de supervivencia de los pacientes hospitalizados son mayores cuando los enfermeros poseen niveles más elevados de educación. Esto ocurre cuando se compara niveles inferiores con la licenciatura. Los resultados son mayores en pacientes atendidos por un enfermero que posee un título de licenciado. Esto también se aplica en diversos ambientes de trabajo con niveles más altos de atención médica, con enfermeros que poseen una maestría y un doctorado. Cuando se observa los lugares donde se brindan cuidados intensivos, el nivel de posgrado de educación en enfermería es muy importante y realmente marca una gran diferencia.

Dra. Jones: Sí, queda claro con las declaraciones que ha hecho hasta ahora. ¿Qué pudiera decir de la necesidad creciente de educadores calificados?

Dra. Gadd: Aquí en la Universidad Adventista Southern (en Collegedale, Tennessee, Estados Unidos), tenemos una variante con énfasis en educación en enfermería, pero desafortunadamente, cuenta con muy pocos estudiantes.

Dra. Lloyd: El desafío en la Universidad de Loma Linda (LLU), y en todo el país, es que muchos educadores en enfermería piensan jubilarse dentro de los próximos diez años. Estamos trabajando en “desarrollar nuestros propios” docentes para que estén listos a llevar a cabo esa tarea.

Dra. Bristol: Siguiendo con lo que mencioné antes, muchos graduados de nuestros programas de maestría y doctorado están escogiendo el empleo en áreas clínicas debido a varios incentivos, entre ellos el financiero. Las instituciones educativas también necesitan atraer a algunos de esos individuos altamente calificados para mantener el nivel de educación que produzca profesionales de calidad. Necesitamos personal competente en todos los niveles de la educación en enfermería, desde el nivel de licenciatura hasta el de programas doctorales. Como educadores, actualmente permitimos a los docentes tener tiempo de trabajo de APRN como parte de la carga académica para mantener sus capacidades prácticas. Esa colaboración entre el servicio y la educación seguirá mejorando las líneas de comunicación e incrementará las oportunidades educacionales para los estudiantes y los enfermeros.

Dra. Lloyd: Muchos de nuestros estudiantes que ingresan a la maestría de Educación en Enfermería con énfasis en la docencia más tarde se pasan a la carrera de Especialista en Enfermería Clínica (CNS) debido al gran componente en el rol de educación. Los estudiantes de CNS también pueden recibir certificación estatal y nacional de práctica avanzada, expandiendo así su función y brindando mayores oportunidades clínicas y educacionales. Cualquiera de los dos énfasis puede llevar a una carrera docente.

Dra. Jones: Sí.

Dra. Gadd: Está bien documentado que hay una escasez de docentes en enfermería. Muchas instituciones de enfermería dedican bastante tiempo para hallar personal docente calificado y tienen un número de cargos docentes sin cubrir. Es un problema que afecta a toda el área de práctica docente, porque al tener menos educadores entonces hay que aceptar menos estudiantes y hay menor número de graduados. Necesitamos personal preparado con doctorados que prepare a educadores en enfermería para la docencia, y no hay un número suficiente de esos docentes. Como se mencionó, las jubilaciones más otros factores como las discrepancias en sueldos y salarios representan un gran desafío. Los enfermeros que terminan un título intermedio a menudo pueden ganar tanto como lo que gano yo con un doctorado. Pero nunca he pasado hambre, y se siente una bendición especial cuando uno hace aquello que Dios nos llama a hacer, en especial al enseñar dentro del sistema adventista. Por ello, cuando hablo con enfermeros que están pensando en prepararse para la docencia, enfatizo la misión y lo que hacemos con los talentos que Dios nos ha dado. Hay recompensas que van más allá del dinero.

Dra. Bristol: No todos los estudiantes que completan el programa de la APRN poseen el conocimiento y las habilidades que les permiten ser inmediatamente un educador competente. Este requiere un buen período de aprendizaje. La identificación temprana del interés de un estudiante en una carrera académica puede llevar a una sólida relación de mentoría y apoyo para desarrollar personal docente competente.

Dra. Gadd: Estoy totalmente de acuerdo con eso. Fui educada en Loma Linda como docente de enfermería. Realmente valoré las asignaturas relacionadas con el desarrollo de currículo, las modalidades de enseñanza en la clase y clínicas, los métodos de evaluación y medición; cómo hacerlo en la forma correcta. Hay una ciencia detrás de todo lo que hacemos como educadores.

Dra. Lloyd: No es solo decir “si lo puedes hacer, puedes enseñarlo”. Hemos hallado que ese no siempre es el caso.

Dra. Gadd: Exacto. Usaré un ejemplo aún más amplio. Mi esposo comenzó a enseñar contabilidad después de ser contador y auditor durante años. Él manifestó en numerosas ocasiones envidia por las clases que tuve en mi programa de posgrado, porque yo aprendí a enseñar, y no tenía que tratar de descubrir cómo hacerlo por mí misma. Enseñar no es necesariamente algo natural, por lo tanto, es realmente importante que tengamos esos programas de posgrado de educación en enfermería.

Dra. Jones: Gracias. ¿Hay algo que le gustaría agregar con respecto a las oportunidades para los graduados con una educación en práctica avanzada?

Dra. Bristol: Los programas nacionales reconocidos de la Práctica Avanzada incluyen el de Especialista en Enfermería Clínica (CNS), Enfermería Profesional (NP), Enfermería en Anestesia (CRNA), y Enfermería Obstétrica (NM). En la LLU, tenemos la carrera de CNS, lo que incluye las especialidades de Adultos-Gerontología o Pediatría. En la carrera de Enfermería Profesional, tenemos las siguientes especialidades: Enfermería Familiar, Enfermería de Adultos-Gerontología, Enfermería Psiquiátrica, y Enfermería Pediátrica. También ofrecemos la especialidad de Enfermería Anestesista. La Enfermería en Neonatología y la Enfermería Obstétrica, si bien no son ofrecidas en la LLU, están disponibles en todo el país.

Dra. Jones: ¿También está la de cuidados intensivos, cierto?

Dra. Lloyd: Sí, en el país, unas pocas instituciones ofrecen también la especialidad de Enfermería en Cuidados Intensivos (ACNP).

Dra. Gadd: Esas son las cuatro principales funciones de Práctica Avanzada que se destacan en las pautas nacionales. Entre esas funciones, la enfermería profesional - y hasta cierto punto, la CNS - se divide en funciones de atención primaria o intensiva, y luego según el período de vida (por ej., neonatal, pediátrica, adulta, geriátrica), según el sexo (por ej., salud femenina), y en otras áreas de especialidad (por ej., cardiología, dermatología y ortopedia).

Dra. Bristol: Se recomienda a los graduados de APRN a que alcancen la certificación estatal y nacional en todas esas áreas. De hecho, se considera que los graduados de APRN obtienen un título general. Se espera que lleven a cabo una especialización adicional a la inicial, en particular en las de CNS. Es una tendencia que probablemente continuará.

Dra. Gadd: La especialización tiene sus ventajas y desventajas. Una de las cosas que los enfermeros han hecho excepcionalmente bien es comenzar a llenar los espacios del sistema médico a medida que los médicos se han especializado. Los médicos están cubriendo menos funciones de medicina general y familiar. Los enfermeros están cubriendo muchas de esas funciones de atención primaria y cubriendo una necesidad muy importante del cuidado de la salud a nivel nacional. Puede que no sea ventajoso para los enfermeros el esfuerzo de seguir especializándose, ya que es posible que otra vez dejen brechas en los servicios de atención primaria.

Dra. Lloyd: Actualmente, a nivel nacional, la función de la Práctica en Enfermería Familiar tiene la mayor demanda por parte de los estudiantes. En la LLU, las carreras con énfasis en Práctica en Enfermería Familiar y Enfermería en Anestesia son las más grandes dentro del programa de posgrado.

Dra. Gadd: Vemos lo mismo en los programas de Southern. Yo diría que el noventa por ciento de los estudiantes de posgrado siguen el énfasis en Práctica en Enfermería Familiar. La siguiente gran demanda es en el énfasis en Enfermería en Cuidados Intensivos, en el área de adultos/gerontología. A muchos estudiantes les gusta esta área, porque han trabajado en ambientes de cuidados intensivos y críticos y se sienten cómodos allí. La función de enfermería en cuidados intensivos está aumentando en todo el país. La enfermería psiquiátrica o de salud mental es otra área de gran demanda, y se están abriendo muchas oportunidades de trabajo en el país. Esta es un área sumamente especializada que atrae a los estudiantes con experiencia que están interesados en un rol más extenso en el cuidado de los pacientes que sufren de problemas de salud mental.

Dra. Jones: Entonces, ¿ustedes también tienen un programa de Enfermería en Salud Mental y Psiquiatría (PMHNP)?

Dra. Gadd: Sí, los programas de posgrado de Southern cuentan con la posibilidad del énfasis en salud mental. Esto fue añadido hace un par de años, y acabamos de graduar a los primeros estudiantes. Hay tremendas brechas en la atención de salud mental en los Estados Unidos, en el estado de Tennessee y en nuestra comunidad local. No hay otros programas en nuestra zona que se ocupen de esas necesidades. Hasta el momento, hemos tenido un interés continuo en esta carrera, lo que es algo bueno.

Dra. Jones: Con respecto al nivel de educación para las funciones de Práctica Avanzada, ¿se encuentran a un nivel de maestría, o se espera rápidamente llegar al de doctorado?

Dra. Gadd: Creo que todos somos conscientes de que hubo gran presión de hacer del doctorado el requisito para la Práctica Avanzada en enfermería para el año 2015. Esa fecha ha llegado y pasado, pero el objetivo permanece y es importante. Es algo complicado, sin embargo, hay que lograr el acuerdo entre las agencias de certificación, las agencias de licencia estatal, y los colegios terciarios y universidades. Es una tarea gigantesca.

Dra. Lloyd: A nivel nacional, las principales organizaciones de enfermería están trabajando para lograr la estandarización de la Práctica Avanzada en distintos estados por medio de una iniciativa nacional.

Dra. Bristol: El doctorado de práctica en enfermería (DPN) se está volviendo un título bien aceptado. Hemos visto un incremento en el número de programas nacionales en los últimos años. Queda por verse cuando se definirá una fecha límite para que entre en vigencia el requisito de este doctorado.

Dra. Gadd: Al asistir a reuniones, no parece que alguien quiera establecer una fecha en este momento para que el doctorado se convierta en el requisito de ingreso en la Práctica Avanzada.

Dra. Lloyd: No, tampoco hemos visto eso.

Dra. Bristol: Algo que vemos en la actualidad es que los estudiantes que ingresan al programa con diferentes trasfondos y experiencias están reconociendo la necesidad de alcanzar el nivel doctoral para lograr sus objetivos a largo plazo. Aunque aún hay demanda para la maestría, muchos más están buscando el doctorado.

Dra. Lloyd: Nuestro programa de maestría está dedicado al énfasis de Docencia en Enfermería y Administración de Enfermería. Los programas de DNP y PhD están estructurados para admitir estudiantes que han completado su título de grado y maestría. Para mayor información sobre los requisitos de ingreso para las diversas especialidades de posgrado, consulte con el sitio en internet de la institución.

Dra. Jones: Entonces, ¿es la Junta de Enfermería Profesional (BRN) de cada estado o las asociaciones profesionales las que otorgan la certificación?

Dra. Lloyd: Según el estado, puede ser la BRN o la asociación profesional. Se sugiere a los estudiantes a que obtengan ambas certificaciones de ser necesario.

Dra. Bristol: Es una ventaja competitiva poseer la certificación nacional. En efecto, en la visita de acreditación más reciente que recibimos, los supervisores quisieron tener la certeza de que los docentes a cargo de todas las asignaturas clínicas tuvieran certificación nacional, además de sus títulos doctorales.

Dra. Lloyd: Nuestro programa de posgrado consiste en programas de maestría y doctorado.

Dra. Gadd: Eso es necesario para ingresar a la práctica. Nosotros también hemos conservado el programa de maestría en Southern porque no se requiere un DNP para la certificación de Práctica Avanzada o licencia. El master en administración de enfermería (MSN) es una carrera más corta, y a muchos enfermeros les resulta sumamente atractivo. Es una buena opción para los que aún no tienen una previsto un título final.

Dra. Jones: La certificación nacional, ¿es otorgada por organizaciones específicas?

Dra. Gadd: Hay varias entidades de certificación. La certificación nacional de Enfermeros Profesionales de Familia (FNP), pudiendo ser, o de la Asociación Estadounidense de Enfermeros Profesionales o, del Centro Estadounidense de Credenciales de Enfermería. Hay otras en el caso de otras especialidades.

Dra. Bristol: Los diversos énfasis están vinculados a sus organizaciones profesionales, los que a su vez están vinculados con una agencia de acreditación nacional. Para nosotros, es la Comisión de Educación Superior en Enfermería (CCNE), quien representa el área de acreditación de la Asociación Estadounidense de Colegios de Enfermería (AACN).

Dra. Gadd: Los Docentes en Enfermería también tienen un examen de certificación.

Dra. Bristol: Sí, los Docentes en Enfermería pueden ser certificados por la Liga Nacional de Enfermería (NLN).

Dra. Jones: Tal vez deberíamos hablar sobre las diferencias entre el DNP y el PhD.

Dra. Gadd: Cuando comenzamos este diálogo, estábamos hablando sobre la demanda de enfermeros de Práctica Avanzada. Muchos enfermeros que llegan a nuestros programas de posgrado están más orientados a la práctica, y quieren trabajar directamente con los pacientes. Es allí donde se originó el DNP, como un título de práctica. Los programas de DNP son por lo general más cortos que los programas de PhD, y tienen un enfoque muy diferente. El programa de DNP incluye investigación, pues que un buen clínico necesita interpretar y demostrar evidencias de cumplir con diversas pautas de práctica. El programa de PhD se enfoca mucho más aún en investigación. En nuestra área, la demanda de educación en DNP es más grande, porque más enfermeros se orientan más a hacia la práctica clínica que a la investigación.

Dra. Lloyd: Sí, el título de PhD, que actualmente está siendo un tanto pasado por alto, es fundamental en la educación de enfermería. La implementación y desarrollo de investigaciones que contribuyen al conocimiento de la enfermería dan a los graduados del DPN las herramientas necesarias para implementar la práctica en el paciente con mejores resultados.

Dra. Bristol: Por eso es tan importante que exista una colaboración entre las funciones de PhD y DNP. Existe discrepancia entre el conocimiento que existe y el que se necesita para que los clínicos expertos en la implementación de la Prácticas Basadas en Evidencias (EBP) mejoren la calidad y resultados del cuidado en los pacientes. Es importante que ambos papeles funcionen armoniosamente en este proceso.

Dra. Lloyd: En este momento, es más difícil para nosotros recibir estudiantes en el programa de PhD. No están seguros de lo que van a hacer; es más costoso, lleva más tiempo y también presenta mayores desafíos. Tradicionalmente, no ha sido un programa online o híbrido, aunque había algunos de ese tipo. Estamos comenzando un programa que de licenciatura pasó a PhD en LLU en el otoño de 2017 para ver si un formato híbrido u online puede elevar nuestro nivel de competitividad en términos de atraer estudiantes a ambos programas y hacer que lleven una continuidad. Estamos trabajando arduamente en ello; es difícil, pero estamos alcanzando el objetivo. Esperamos comenzar con unos pocos estudiantes e ir aumentando a medida que avanzamos.

Dra. Gadd: Nosotros tenemos el mismo reto. Hemos hablado de nuestra lucha en conseguir estudiantes de docencia en enfermería. Aún no hemos hablado sobre las funciones de Práctica Avanzada en la administración de la enfermería. También hay escasez de enfermeros adventistas educados con maestrías y doctorados para cubrir puestos de liderazgo en los sistemas adventistas de salud. Muchos estudian enfermería para trabajar directamente con los pacientes, y no desean pasar a las funciones de docencia o administración. La educación necesaria para cumplir de manera efectiva con esos roles no forma parte de la visión de ellos. Dialogamos mucho sobre esto en Southern. ¿Cómo atraer estudiantes a esas funciones temprano en sus carreras? ¿Cómo reconocemos sus cualidades de liderazgo o los dirigimos hacia el liderazgo y la administración?

Dra. Bristol: Los administradores de hospitales han visto la necesidad de que los líderes de enfermería obtengan una educación. Se requiere que los líderes en enfermería clínica tengan un mínimo de un título de maestría en administración de la enfermería.

Dra. Gadd: Las instituciones de salud cercanas a Southern exigen requisitos similares. Varios de los jefes de enfermería que se han graduado de nuestro programa de MSN-MBA, se vieron forzados a buscar la educación de posgrado. Para los empleados en hospitales con reconocimiento Magnet, el doctorado les resulta aún más atractivo. Estamos poniéndolo a la disposición, e incluyendo tiempo de residencia en gestión y liderazgo, que esperamos desarrollará líderes sólidos. Como parte de las funciones de Práctica Avanzada, hay necesidades en estas áreas de liderazgo, y por cierto grandes necesidades en nuestros sistemas adventistas de salud.

Dra. Jones: Los programas de posgrado, ¿están promoviendo el área de administración?

Dra. Lloyd: En la Universidad de Loma Linda tenemos el título de maestría con énfasis en administración. Muchos enfermeros que trabajan en nuestro hospital necesitan tener una maestría para su práctica o para su función de supervisor. También hemos desarrollado un programa externo de maestría en colaboración con un centro médico para permitir que los estudiantes cursen su DNP mientras practican la función de liderazgo clínico.

Dra. Gadd: Es difícil ofrecer de todo para todos. Tenemos un programa de Maestría en Administración de Empresas en Southern. Así que nos hemos asociado con ellos para crear un título doble de Maestría en Enfermería y Administración de Empresas (MSN-MBA). Al desarrollar nuestros programas de DNP, lo hemos añadido también como un énfasis en los programas de DNP (DNP-MBA). Ahora solo tenemos que lograr que se registren más estudiantes.

Dra. Jones: Eso debería ayudarles en satisfacer la necesidad de administradores calificados. Muchas gracias. Hemos cubierto casi todos los temas, pero refirámonos al tema final: ¿Y qué con respecto a la educación de posgrado online?

Dra. Lloyd: Cuando encuestamos a los estudiantes al efectuar una evaluación de las necesidades para los diversos programas, la abrumadora respuesta fue el interés y el pedido de algún tipo de enseñanza online. Estamos usando el método híbrido para nuestros programas online.

Dra. Jones: ¿Puede describir el método híbrido de educación online?

Dra. Lloyd: Los programas híbridos tienen principalmente el aprendizaje online que es combinado con una interacción presencial en el campus con el instructor una vez por trimestre. La cantidad de tiempo que pasan los estudiantes en el campus está determinada por el número de clases que toman. Trabajamos para que resulten convenientes y de fácil realización para los estudiantes.

Dra. Bristol: Es posible que algunas materias requieran un contacto más personal con los estudiantes. Asignaturas tales como evaluación de la salud, estadística o materias clínicas pueden necesitar de sesiones extras ya sea presenciales o en una sesión por videoconferencia online, según lo decidan los docentes de la cátedra.

Dra. Gadd: Ofrecemos una educación online para satisfacer las necesidades de personas que no tienen buen acceso a la educación de posgrado o que prefieren el aprendizaje online para su conveniencia. La educación online no es para todos. Hay algunos individuos que simplemente no poseen la personalidad correcta, capacidad de estudio, capacidades técnicas, apoyo, o lo que fuera para cumplir con la educación online. Hay desafíos en el estudiante que necesitan ser tenidos en cuenta cuando está tratando de escoger un programa. Hay también inmensos desafíos para la institución que ofrece una educación online de calidad. No se puede tomar una clase que uno enseña en forma presencial y cambiarla automáticamente. Lleva mucho más tiempo y esfuerzo, y mucha preparación. Hay pautas de prácticas ideales para educación online de calidad. Algunos docentes prefieren no enseñar online porque eso requiere mucha atención diaria, y es diferente del aula o salón de clases. En ocasiones, es difícil y representa un gran desafío.

Dra. Lloyd: Lleva muchísimo trabajo una infraestructura de apoyo hacerlo bien. Hay una gran demanda para usar la tecnología en educación, que probablemente incrementará. Solo requiere que los que comenzamos a enseñar hace mucho tiempo realmente con seriedad comencemos a incorporar el aspecto tecnológico.

Dra. Jones: Tengo una pregunta final. ¿Cómo creen que la enseñanza online va a afectar nuestra capacidad de educar a los docentes de escuelas hermanas en otros países, teniendo en cuenta que somos un sistema global?

Dra. Gadd: La educación online es realmente una ventaja para los que son de otros países si tienen la capacidad tecnológica de ser parte de una clase. Las diferencias horarias hacen que la enseñanza asincrónica sea ideal. La educación donde pueden aprender a la conveniencia del día para ellos es realmente útil. Los individuos de otros países pueden aprovechar la abundancia de recursos educacionales.

Dra. Jones: ¿Tienen algunos estudiantes internacionales en sus programas?

Dra. Gadd: Uno de nuestros graduados más recientes en DNP es una enfermera educadora estadounidense que cumplió los requisitos del programa viviendo en Corea del Sur.

Dra. Bristol: Los candidatos necesitan tener su licencia de enfermería profesional en los Estados Unidos para entrar y completar el programa de DNP. Eso podría representar un obstáculo para los estudiantes internacionales.

Dra. Lloyd: También está el tema de la visa. Todos los estudiantes internacionales deben primero ser aprobados de acuerdo al tipo de visa que tengan, y ver si su país reconocerá un título online antes de ser aceptados en el programa. La universidad de Loma Linda requiere que todas las visas de estudiante sean procesadas a través de la oficina de estudiantes internacionales del campus, y a veces surgen dificultades para algunos estudiantes que quieren matricularse en carreras online.

Dra. Gadd: Hay muchos desafíos con las visas de estudiante y otras leyes de inmigración. Sin embargo, los programas de educación a distancia, si se llevan a cabo totalmente online, evitan la mayoría de esos problemas y representan una ventaja.

Dra. Jones: ¿Hay algo que no hayamos discutido, que ustedes quisieran compartir?

Dra. Gadd: Simplemente me gustaría decir que hay grandes oportunidades para los estudiantes y los docentes en la educación de posgrado. A menudo digo que tengo el mejor trabajo aquí en el campus de Southern. Trabajo con estudiantes maduros que están altamente motivados y realmente quieren alcanzar logros profesionales, y que tienen tantas oportunidades, dado el ambiente actual de atención a la salud. Hay muchos desafíos que forman parte de lo que hacemos en el área de posgrado como profesores. Tenemos que mantenernos al día con la práctica clínica, las modalidades de enseñanza y educacionales, participar y promover actividades académicas. Necesitamos seguir desarrollando y promoviendo programas de vanguardia que satisfagan las necesidades en la práctica de enfermería, educación en enfermería y administración de todos los entes locales y de la iglesia involucrados, como así también en el marco de nuestra sociedad global. Es algo gratificante, tanto personal como profesionalmente.

Dra. Bristol: Al ingresar los estudiantes al programa de grado, los docentes pueden ayudar en la planificación de sus carreras para identificar posibles oportunidades misioneras, y los que podrían interesarse en ser docentes o administradores de enfermería.

Dra. Lloyd: Los enfermeros de Práctica Avanzada tienen un gran potencial de marcar una diferencia dentro de su esfera de influencia. Un currículum vitae con educación de Práctica Avanzada posicionará al tope de cualquier pila de solicitudes sobre el escritorio de un empleador. Nuestro propósito es capacitar a los estudiantes para que lleven el mensaje adventista a sus comunidades y el mundo.

Dra. Jones: Muchas gracias.

Susan L. Lloyd

Susan L. Lloyd, PhD, RN, CNS, es profesora asociada en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Loma Linda, en Loma Linda, California, Estados Unidos. También es decana asociada de Asuntos Académicos y Programas de Posgrado. La doctora Lloyd tiene una experiencia combinada de 42 años en la enfermería, tanto en la práctica clínica como en la educación académica. Como especialista en enfermería clínica (CNS), ha trabajado en atención primaria pediátrica, en particular con adolescentes embarazadas. Como educadora, ha enseñado enfermería en los niveles de grado y posgrado en la Universidad Pan American, Universidad Pacific Union, Universidad Victor Valley, la Universidad del Estado de California en San Bernardino (CSUSB) y la Universidad de Loma Linda (LLU). Ha trabajado para desarrollar programas de maestría y del DNP tanto en el CSUSB como en la LLUSN. Recibió su título de grado en enfermería del Universidad de Walla Walla, su maestría en enfermería de la Universidad de Loma Linda, y su título doctoral en enfermería de la Universidad de San Diego.

Holly Gadd

Holly Gadd, PhD, RN, FNP, es profesora y coordinadora de programas de posgrado en la Universidad Adventista Southern, en Collegedale, Tennessee, Estados Unidos. Completó el título de AS en enfermería en la Universidad Atlantic Union en South Lancaster, Massachusetts, Estados Unidos, un título de grado en enfermería en la Universidad Andrews, en Berrien Springs, Míchigan, Estados Unidos, y una maestría (MS) en enfermería con énfasis en Docencia en Enfermería y Salud Adulta de la Universidad de Loma Linda, en Loma Linda, California, Estados Unidos. Completó también un certificado posmaestría de Práctica de Enfermería Familiar de la Universidad Estatal Midwestern en Wichita Falls, Texas, Estados Unidos, y un doctorado de la Universidad Texas Woman’s en Denton, Texas. La doctora Gadd tiene cuarenta años de experiencia en diversos ámbitos, más de treinta años de experiencia en docencia en enfermería, y más de veinte años en funciones de práctica de la enfermería. Actualmente sigue activa tanto en la práctica de la enfermería en atención primaria como en la de emergencias. Ella es miembro de la Asociación Estadounidense de Enfermeras Profesionales, la Asociación Estadounidense de Enfermeras, Sigma Theta Tau, la Liga Nacional de Enfermería, y la Organización Nacional de Docentes de Enfermería Profesional. Enseña Atención Primaria de Adultos I y II, Investigación en Enfermería para la Práctica Avanzada, y Bioestadística para la Práctica Avanzada.

Shirley Tohm Bristol

Shirley Tohm Bristol, DNP, JD, MS, CNS es profesora asociada de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Loma Linda, en Loma Linda, California, Estados Unidos. También es directora de los programas de Maestría y Doctorado en Práctica de la Enfermería (MNP/DNP). Posee un total de 42 años de experiencia en enfermería tanto en la clínica práctica como en la educación académica. Clínicamente, su experiencia incluye numerosos cargos de enfermería con pacientes, práctica avanzada y administración. Como educadora, ha enseñado enfermería médico-quirúrgica y de cuidados intensivos a nivel de grado en varias universidades. En años más recientes, ha sido responsable de desarrollar, implementar y enseñar en los programas de maestría y doctorado de la Universidad de Loma Linda. Recibió su título de grado en enfermería de la Universidad Andrews, su título de maestría en enfermería de la Universidad de Loma Linda, su doctorado en leyes de la Universidad del Colegio LaVerne, en Ontario, California, Estados Unidos, y su DNP de la Universidad Western de Ciencias de la Salud en Pomona, California.

Patricia S. Jones

Patricia S. Jones, PhD, RN, FAAN, es Profesora Emérita Distinguida de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Loma Linda, y Directora Asociada del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día en Silver Spring (Maryland, Estados Unidos). La doctora Jones también ha enseñado en la Universidad Adventista de las Filipinas, el Colegio Terciario Adventista de Hong Kong, y la Universidad Vanderbilt. Completó un título de grado en enfermería en el Colegio Terciario de Walla Walla, una maestría de la Universidad Andrews, y títulos de maestría y doctorales de la Universidad Vanderbilt en Nashville (Tennessee, Estados Unidos).